Menú Buscar
Partido de fútbol entre la AS Prat y la UE Sant Andreu (1-1) / @AEPRAT1945

Las irregularidades del fútbol modesto afloran siete años después

La sentencia del caso del FC Santboià recuerda el caos que generaron en los clubes las inspecciones del Ministerio de Empleo

05.06.2018 00:00 h.
2 min

Con el objetivo de luchar contra el empleo irregular, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social puso en marcha en 2011 un plan de lucha contra el fraude a la Seguridad Social. La ministra conservadora Fátima Báñez, al frente del ministerio por aquel entonces, reconoció que las actuaciones permitieron aflorar 91.470 empleos irregulares durante el 2012, un 12% más que en el año anterior.

Uno de los principales objetivos de estas inspecciones era encontrar anomalías en las retribuciones que los muchos monitores y entrenadores de las categorías inferiores de fútbol recibían cada mes por formar a los jóvenes futbolistas.

Cantidades simbólicas

Los clubes se alteraron y alegaron que en divisiones inferiores y fútbol base la única forma de funcionar era gracias a los entrenadores y monitores que de forma casi altruista acuden a los entrenamientos para intentar educar a los más pequeños en sus inicios en el mundo del fútbol. A cambio de su tiempo, estos reciben una cantidad simbólica que oscila entre 100 y 150 euros de media que utilizan para sus gastos en los desplazamientos a los partidos y torneos.

Las inspecciones se llevaron a cabo, y en 2013 la Generalitat consiguió detener la oleada de actuaciones que en los últimos meses venía afectando a entidades deportivas catalanas. El secretario general del Deporte catalán, Ivan Tibau, y la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (UFEC), a través de David Moner, pactaron una tregua. Pero para alguna ya fue tarde, como el Santboià, que no se libró.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información