Menú Buscar
Andrés Iniesta se ha reincorporado a los entrenamientos de la selección española / EFE

La hora de la verdad para España

La selección de Julen Lopetegui inicia la semana más trascendente de la preparación para el Mundial

6 min

Con los 23 futbolistas elegidos a las órdenes de Julen Lopetegui y con el reloj descontando las horas para el estreno en el Estadio Olímpico de Sochi de Rusia el próximo 15 junio, España inicia este domingo la semana más relevante antes del inicio de un Mundial donde el combinado nacional parte con la vítola de favorita. Disipadas las dudas sobre los miembros de una nómina de convocados de la que han caído jugadores del nivel de Álvaro Morata o Sergi Roberto, La Roja disputa este domingo a las 21.00 horas su primer amistoso ante Suiza.

De Madrid a Castellón, para medirse al combinazo suizo en el estadio de La Cerámica, España va restando días a un calendario que avanza con una velocidad vertiginosa. En la búsqueda del mejor once posible para el estreno, Julen Lopetegui tendrá dos pruebas de cierta exigencia antes de la hora de la verdad en el debut ante Portugal donde, si se cumplen todos los pronósticos, estará en juego un más que necesario primer puesto en vistas a los futuros cruces en las eliminatorias. No hay margen de error.

Disputado el primer choque ante Suiza, previo paso por la Ciudad Deportiva de Las Rozas en MadridEspaña se desplazará el próximo 7 de junio a Krasnodar (Rusia). En territorio ruso, el combinado aterriza ocho días antes del estreno, los de Lopetegui se medirán a Túnez en el último amistoso de la preparación (sábado 9 de junio, a las 20.45 horas).

Una semana de ensayo

Siete días, ni más ni menos que una semana, es lo que tendrá el seleccionador para probar sobre el verde un once que, a priori, solo presenta sus dudas más destacadas en la fase ofensiva con Iago Aspas, Diego Costa y Rodrigo Moreno pugnando por un hueco en un once donde destacará el buen hacer futbolístico de jugadores como Andrés Iniesta, Sergio Busquets, Isco o David Silva. 

Sesión de entrenamiento de la selección española

Sesión de entrenamiento de la selección española / EFE

Más allá de la incógnita del nueve –Diego Costa parte con ventaja por su experiencia en estos lares–, la otra incertidumbre se ubica en el centro del campo, aunque en este caso las tres opciones son de un alto nivel. En el más que habitual 4-3-3, Busquets e Iniesta esperan un acompañante que saldrá de la terna que forman Thiago Alcántara, Koke y Saúl. Este último con menos opciones que el hispano-brasileño o su compañero en el Atlético de Madrid aunque por delante de Marco Asensio.

Con Carvajal recuperándose de la lesión sufrida en el Olímpico de Kiev –es el lateral derecho escogido por Lopetegui– los guardianes de la meta defendida por David De Gea serán Gerard Piqué, Sergio Ramos y Jordi Alba. A la espera quedan Monreal, Odriozola, Nacho y Azpilicueta. "Por lo que hemos venido haciendo en estos dos años, por ser campeones del mundo en 2010 y dobles campeones de Europa, está claro que España tiene la capacidad para ser campeona del mundo de nuevo, pero es un torneo muy largo, que hay que pasar muchas etapas. El equipo está capacitado para ello, así que ojalá que podamos hacerlo", apuntó el lateral del Chelsea.

Una suculenta prima

Con el objetivo de dejar atrás el mal recuerdo del Mundial de Brasil, donde España cayó eliminada en la fase de grupos con goleada incluida ante Holanda, el combinado nacional espera reencontrar sensaciones en la cita mundialista de este verano. "Hay que tener confianza, por más que desde fuera la gente diga que somos favoritos. Sabemos que con los jugadores que tenemos, si la gente está enchufada y la suerte nos acompaña, por qué no. Hay que ir a ganar. Vamos a ir para intentar lo máximo, que es ganar. Si pasa, será la hostia", aseguró Diego Costa.

Piqué en un lance de un entrenamiento con España

Piqué en un lance de un entrenamiento con España / EFE

En caso de cumplirse los mejores pronósticos, y de la obtención del segundo cetro mundial de la selección española, los 23 integrantes escogidos por Julen Lopetegui percibirán una suculenta recompensa económica. Fijada en 800.000 euros, 400.000 libres de impuestos, una cifra superior a la marcada en Brasil (600.000 euros) y Sudáfrica (720.000 euros), las ganancias de cada futbolista aumentan cuando se tiene en cuenta el botín que se obtiene por cada una de las rondas del torneo.

De los nueve millones que da la FIFA a cada federación por participar en la fase de grupos hay que sumarle los 12 millones por llegar a octavos o los 16 por cuartos de final. Mientras el campeón se lleva 35 millones, el subcampeón hace lo propio obteniendo 28. Alicientes añadidos para una selección española que desde este domingo ultima el Mundial con la máxima ambición.