Menú Buscar
Vista general del Grand National en el hipódromo de Aintree a su paso por el salto de la ría / AINTRERACES

Grand National: ¿deporte, negocio o espectáculo?

El hipódromo de Aintree acoge la 171 edición de la épica carrera hípica de obstáculos con la expectación de siempre

5 min

Este sábado, entre 500 y 600 millones de personas de 140 países estarán frente al televisor a las 18.45 esperando perder la cuenta del número de caídas que se produzcan en cada uno de los saltos de la carrera hípica más espectacular del mundo. No es cuestión de cuantas más caídas mejor, sino que son éstas las que mantienen viva la leyenda de cada una de las 170 ediciones celebradas del Grand National de Aintree, con 7.200 metros de recorrido, 30 obstáculos y 40 participantes dispuestos a hacer historia.

El Grand National es así. La competición en la que todos los ingleses tienen puestos sus prismáticos y dinero en el mítico hipódromo de Aintree, a 11 kilómetros de Liverpool. Aquí, desde 1839, los mejores purasangres de la temporada intentan superar las impresionantes vallas de abedul a base de sangre y corazón para delirio de los aficionados. La magia está en que durante unos 10 minutos interminables quienes no saben nada de carreras hípicas siguen como forofos todas las incidencias de la prueba.

Una historia por contar

A esta carrera no le falta ni una sola historia para narrar ni una libra por ingresar. Entre las primeras se cuentan jinetes exalcohólicos, entrenadores fracasados, caballos extenuados y millonarios arruinados; y sobre el dinero, solo decir que la cuarta parte de la edad adulta inglesa contribuye a que las casas de apuestas lleguen a recaudar hasta 350 millones de euros en lo que está considerado el evento deportivo que más dinero reúne en el Reino Unido.

Los 30 obstáculos se convierte en muros para los participantes / AINTREERACES

Los 30 obstáculos que deben superar los participantes están recubiertos de abedul / AINTREERACES

El ganador de la mítica carrera se lleva la gloria y 1,17 millones de euros de premio, que es su dinero, gracias al patrocinador, Randox Health, compañía irlandesa de salud que hace dos años reemplazó a la marca de cervezas Crabbie’s. Esta firma sanitaria patrocina todo el mitin, que reparte un total de 3,7 millones de euros, pues además de la carrera que se celebra este sábado, el jueves y el viernes también hay otras pruebas de obstáculos para hacer sus apuestas y que los aficionados luzcan sus mejores vestimentas, con sombreros y pamelas, como si del mismo Ascot se tratase.

Paredes de abedul

Todos los participantes deben superar unas colosales vallas de abedul puestas en la pista solo para la ocasión. Especialmente el obstáculo del Becher’s Brook, que hasta hace bien poco alcanzaba 2,45 metros de altura, pero que por temas de seguridad se bajó unos centímetros para evitar que si no era en el primer paso, casi seguro en el segundo, los jinetes acababan dramáticamente por los suelos con sus caballos. Otros "muros" tan populares y terribles son The Chair, con un salto por delante de 1,85 metros, pero con una caída de 1,42 metros, lo que sorprende al caballo, o el Water Jump, la ría que se encuentran tras superar la valla.

Los jockeys, en los momentos previos del inicio del Gran National / AINTREERACES

Los jinetes en los momentos previos de subirse a sus monturas en el Grand National /AINTREERACES

En cuanto a la competición en sí, el año pasado el caballo irlandés One for Arthur, montado por el joven yóquey Derek Fox y muy poco jugado por los aficionados (16/1), dio la sorpresa por delante de los principales favoritos. O sea, como sucede casi siempre, pues acertar en esta carrera, con caballos desmontados que provocan un sinfín de caídas, supone toda una lotería. El hecho lo demuestra que cada año no acaban más de 20 caballos de los 40 que inician la prueba.

Aunque uno deba encomendarse a la suerte, nadie escapa de la tentación de ponerle unos euros a su ejemplar favorito. Este año, sobre todo, los caballos Minella Rocco, Tiger Roll, Total Recall y, sobre todo, Blakion, cuarto el pasado año y que en esta edición tiene todos los pronunciamientos para acabar primero. Lo que supondrá alcanzar la gloria de una carrera imposible de clasificar.