Menú Buscar
El Girona FC se enreda en las obras de su estadio el año de su debut en Primera

El Girona FC se enreda en las obras de su estadio para su debut en Primera

El retraso de la remodelación y de los permisos ha obligado al club catalán a trabajar contrarreloj

5 min

La vida tiene muchas paradojas y, el deporte, también. El Girona FC, que debutará en casa contra el Atlético de Madrid, después de que este equipo pidiese jugar fuera por no tener todavía el estadio Wanda Metropolitano acondicionado, ha resuelto el problema de los colchoneros enredándose en el suyo propio. Y es que se quedan sin tiempo para acoger su debut en la Primera División del fútbol español. El agobio es evidente.

Lo más cómodo para el Girona FC hubiese sido haber empezado fuera. Pero no se solicitó a La Liga antes del sorteo del calendario porque se pensó que había tiempo suficiente para llevar a cabo las obras de acondicionamiento del estadio de Montilivi. Pero resulta que a falta de un mes del inicio de liga ha tenido que ponerse el club a contrarreloj para finalizar una remodelación ambiciosa que permitirá un salto de calidad al campo del Girona FC, con 13.500 localidades, en lugar de las 9.200 actuales, un terreno de juego impecable y una iluminación de primera categoría.

Tiempo récord

La realidad es que las obras se deben hacer en un tiempo récord por el atraso del inicio de la colocación de las dos nuevas graderías y del césped del terreno de juego. La aprobación de los permisos para la ampliación de Montilivi no se ha concretado hasta esta semana, después de haber rechazado una primera propuesta, siempre por los problemas de riesgo que el estadio ha contado. Ya en su momento el regidor d'Urbanisme de Girona, Joan Alcalà, afirmó en el Diari de Girona, que “la ampliación saldrá bien, pero hemos de seguir trabajando y valorando bien todos los aspectos porque es un terreno que, históricamente, ha estado en riesgo”.

El problema de Montilivi es que el estadio se construyó sobre unos terrenos inestables, que provocó que durante la década de los años noventa se derrumbase la grada de Preferente, reconstruida en el año 2009. Además, se ha avisado al club que tenga en cuenta el viento, que con rachas que superan los 75 kilómetros por hora, puede generar problemas los días de partidos, aunque eso no suponga un impedimento para tramitar los permisos al tratarse de algo “circunstancial” para el cosistorio.

Gradas móviles

Desde el club, la respuesta ha sido tajante: “Tenemos todos los informes geotécnicos favorables y la obra la hará una empresa de prestigio internacional, por lo que no habrá problemas”, ha afirmado Delfí Geli, presidente del Girona FC. Y así ha sido. Desde hace unos días ya han entrado los camiones para que el club instale unas gradas móviles como las que se utilizan en los festivales de verano de Cap Roig o Perelada. Si el que equipo se mantiene en primera se plantearía una nueva gradería permanente.

Gradas de Montilivi

Aspecto de las gradas de Montilivi / GIRONA FC

No se sufre tanto por el terreno de juego. La alfombra que tendrá Montilivi, a cargo de la empresa RoyalVerd, va a buen ritmo y estará lista este mes de agosto. El retraso se debe al alto nivel que se ha querido equipar al nuevo campo: césped híbrido, con un pequeño porcentaje de hierba artificial (3%), que nada envidiará a los mejores terrenos de la liga.

Iluminación insuficiente

Lo que no llegará a tiempo seguro será la iluminación. Después que La Liga obligase al club a que cambiase las cuatro torres al no cumplir el estadio los mínimos exigidos de luz en Primera División, sobre todo para las retransmisiones televisivas en HD, el club en este tema ha pedido aplazarlo de momento.

La luz es una inversión costosa que la directiva tiene previsto afrontar en los próximos meses. Sobre todo porque hay otras prioridades antes del inicio de liga, el césped y las gradas, además de los nuevos banquillos, asuntos que para el Girona FC ahora el tiempo corre en su contra.