Menú Buscar
La afición del Girona mostró pancartas en el duelo ante el Barça. Girona-Real Madrid: entusiasmo, mentiras y negocio / EFE

Girona-Real Madrid: entusiasmo, mentiras y un negocio asegurado

Diferentes responsables de peñas madridistas en la capital gerundense niegan a 'Crónica Global' que pueda peligrar la seguridad del enfrentamiento

8 min

En Girona se viven días distintos. La ciudad se engalana para recibir este domingo al Real Madrid. Y lo hará con un lleno absoluto tras agotarse las entradas en menos de una hora. La gente tiene ganas de partido. Catalogada como una cita histórica en un año de ensueño, Montilivi vivirá una de sus grandes tardes de fútbol aprovechando la visita del vigente campeón de La Liga y de Europa. Igual que ante el Barça, los de Pablo Machín serán protagonistas en todo el mundo. Y eso hay que aprovecharlo. Por ello, en la ciudad catalana descuentan las horas para que llegue un choque que ha generado mucha rumorología en una previa controvertida, distorsionada y alejada de la realidad.

En un contexto social y político complejo, en una semana donde el artículo 155 y una posible declaración unilateral de independencia (DUI) vuelven a copar el protagonismo, la visita del Real Madrid a Cataluña ha generado cierta tirantez e incertidumbre en el seno madridista sobre qué ocurrirá y cuál será el recibimiento. Las informaciones aparecidas en las últimas horas en diferentes medios que aseguraban que el conjunto madrileño viajará a tierras catalanas sin su autocar habitual por seguridad no han sido bien recibidas en Girona, donde permanecen atónitos a lo que ellos consideran una distorsión de la realidad. Nada es lo que parece o lo que quieren hacer parecer.

Desde el club gerundense declaran que ninguna de las informaciones que están surgiendo corresponde a lo que se está viviendo en la ciudad. “Las entradas volaron, la gente sigue buscando obtener alguna como sea y contamos con multitud de peticiones. Que no quieran vender lo que no es. Hay mucho madridista en Cataluña y en Girona estarán presentes, como es lógico. Serán bien recibidos. No hay inconvenientes ni obstáculos para que estén igual que lo hacen en otros estadios catalanes”, señalan desde la entidad a Crónica Global.

Las peñas madridistas opinan

Protagonistas de excepción serán las diferentes peñas madridistas que se encuentran en Girona. Ha llegado su momento. Nadie mejor que ellas para conocer qué es lo que le espera al Real Madrid. El equipo de Zinedine Zidane visita tierras gerundenses en un enfrentamiento que, quien sabe, quizá no se vuelva a repetir. Contactados por Crónica Global, diferentes responsables de las peñas blancas coinciden con la versión apuntada anteriormente. Se está mostrando una realidad que no es y que solo provoca una inquietud innecesaria.

Carles Puigdemont acompañado de Carme Forcadell y Delfi Geli en el palco de Montilivi / EFE

Carles Puigdemont acompañado de Carme Forcadell y Delfi Geli en el palco de Montilivi / EFE

“Lo del ambiente es exagerado. Se está inflando. Hay gente que se apunta al fútbol solo para darse a ver, para aprovecharlo para lo suyo pero ni lo ve ni lo sigue. Veo todo una tontería. Al fin y al cabo serán los cuatro descerebrados que hay en todos lados”, explica Antonio, de la peña madridista de Llagostera, fundada en 2009, a este medio.

Este aficionado madridista, aunque como admite también tiene cierto sentimiento hacia el club de su ciudad, es consciente de que lo vivido en los últimos meses en Cataluña se verá reflejado en Montilivi, pero en su opinión mantiene que no se verá nada más allá de lo vivido ya en el Camp Nou o en otros lugares donde un determinado público utiliza el deporte como altavoz. “La política es lo único que está ensuciando el partido. Vivir todo esto no es de buen gusto. Se mezclan cosas que no pueden ser. La gente que lo está permitiendo hace algo que es intolerable”.

Estar o no estar

Otro de los puntos en común que destacan las peñas madridistas es la dificultad de obtener una entrada. Un caso peculiar es el de la peña madridista de Blanes. Tras recorrer en las últimas temporadas los 104 kilómetros que separan la capital de provincia del RCDE Stadium para disfrutar de su Real Madrid, en la ocasión que los madridistas visitan Girona ellos no podrán estar presentes. "Teníamos especial ilusión. Montilivi lo tenemos tan solo a 30 minutos. Pero fue un visto y no visto. Cuando nos dimos cuenta ninguno de nosotros tenía entrada y ya era imposible conseguirlas. Nos tocará disfrutar del partido desde el local", asegura el responsable de la peña.

Su testimonio mantiene lo explicado por otros homólogos en Girona que afirman que todo lo surgido en los medios es pura invención. "Será un gran partido y una jornada especial. Aquí todos tenemos la sensación de que no va a pasar nada extraño. Nada indica lo contrario. Lo demás es pura inventiva. Aquí en Girona hay 12 peñas madridistas y la de la ciudad es una de las más antiguas (se fundó en 1982) de la historia del club", apuntan desde Blanes.

Un negocio redondo

Sea como fuere, con o sin controversia, lo único que está asegurado es la caja. Como era de esperar, la visita del Real Madrid ha permitido hacer un negocio redondo al Girona con entradas que iban desde los 70 euros hasta los 120 euros. Sopesando incluso la opción de reforzar los operativos de taquilla, los gerundenses anunciaron el lleno tan solo una hora después de ponerlas a la venta en una demostración más de la trascendencia que tiene el encuentro. No siempre se puede ver al campeón de Europa en tu estadio y con todas sus estrellas.

Despliegue de símbolos independentistas en el partido Girona Barça de ayer en Montilivi / EFE

No obstante, y a pesar de todo lo acontecido, para la mayoría son horas de felicidad y nerviosismo y coinciden en centrarse solo "en el aspecto puramente futbolístico". "Con eso estamos encantados. Somos muchos los que vivimos en Girona, nos gusta el equipo y nos consideramos aficionados suyos a pesar de serlo en primer lugar del Real Madrid. Al ser una peña convalidada en Madrid tenemos entradas e iremos a disfrutar. Simplemente eso”. Y que así sea.