Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
García Pimienta en su primera rueda de prensa como técnico del filial del Barça / FC Barcelona

García Pimienta como sinónimo de cambio en el filial del Barça

La apuesta por un técnico que conoce la casa debe venir acompañada de la presencia de jugadores de la cantera

4 min

Un acierto total. Así de contundentes se muestran los compañeros de Francisco Xavier García Pimienta (Barcelona, 1974) cuando se cuestiona su llegada al Barça B. Consultados por este medio, conocedores del fútbol base azulgrana muestran su júbilo por la decisión del club de darle la oportunidad "más importante de su vida". Después de proclamarse campeón de la Youth League con el juvenil, el técnico catalán asume las riendas de un filial en descenso y en plena crisis de resultados y de identidad.

Avalado por su gran trayectoria en el fútbol base azulgrana, formó parte del mismo como futbolista y, en la actualidad, es uno de los técnicos más longevos de la Masía, Pimi recibe ahora la oportunidad que tanto se reclamaba en la Ciutat Esportiva Joan Gamper. Con la convicción de que sus equipos deben basarse siempre en lo que se conoce como ADN Barça, el barcelonés tiene claro que su idea no se modificará a pesar de las necesidades actuales del filial.

"Soy un técnico que cree mucho en esta idea de juego. No entiendo el juego de otra manera que no sea esta: creando espacios, asociándonos y, si queremos cambiar eso, va a ser muy difícil. Tenemos que intentar que los jugadores de arriba reciban balones suficientes para encarar y conseguir darles el balón en las mejores condiciones", aseguró en la rueda de prensa de su presentación.

Una temporada de cambios

Aunque en verano inició la campaña como segundo entrenador del Barça B, García Pimienta ha experimentado unos meses repletos de cambios en los que ha estado en hasta tres conjuntos azulgranas distintos. La salida de Gabri García, en aquel momento entrenador del juvenil A, y la posterior de Quique Álvarez, responsable del B, propiciaron que Pimi asumiera las riendas del segundo equipo juvenil en septiembre para, posteriormente, en octubre acabar liderando al vigente campeón de la Youth League y de la División de Honor.

García Pimienta es manteado por sus jugadores tras ganar la Youth League / EFE

García Pimienta es manteado por sus jugadores tras ganar la Youth League / EFE

Filial, juvenil B, juvenil A y filial, esta vez como primer entrenador, cierran el círculo para un técnico que afronta su mayor reto en los banquillos. Como futbolista, García Pimienta llegó a debutar con el primer equipo del Barça en 1996, de la mano de Carles Rexach, en Riazor y militó en equipos como L'Hospitalet o Sant Andreu.

Un cambio de modelo

Su aparición en el Barça B está pensada para propiciar un cambio de apuesta en el filial, en un nuevo horizonte donde los jóvenes talentos de la Masía sí deben tener cabida en el segundo equipo culé.

"El objetivo es que los jugadores se sigan formando para ser protagonistas en el primer equipo. Si hacemos las cosas bien, tenemos opciones de mantener la categoría. Tenemos a jugadores muy buenos y también podemos tirar con los del juvenil, que tienen mucho nivel". Toda una declaración de intenciones.