Menú Buscar
Josep Maria Bartomeu durante su intervención en la Asamblea General / EFE

La fuga de peñistas culés activa un plan de emergencia en el Barça

Antonio Guil, presidente de la Confederación Mundial de Peñas, y un directivo de la junta se desplazarán por España para apaciguar los ánimos

25.10.2017 00:00 h.
6 min

La salida de la Peña Barcelonista de Elda ha puesto al descubierto el manifiesto rechazo de la afición culé a la politización del Barça. Peñas de toda España han comenzado a registrar un goteo incesante de bajas que ha encendido la luz de alarma en la junta directiva de Josep Maria Bartomeu. Ante esta situación, el FC Barcelona enviará a un directivo a Elda (Alicante) y hará que Antonio Guil, presidente de la Confederación Mundial de Peñas, se persone en los lugares donde más quejas existen por mezclar fútbol y política.

La constatación del malestar que el posicionamiento a favor de la causa independentista ha provocado en el seno de las peñas del Barça afincadas fuera de Cataluña se vio en el plenario que celebró en Barcelona la Confederación Mundial de Peñas en la víspera de la asamblea general del sábado pasado. Los peñistas, especialmente de Andalucía y León, mostraron su sorpresa por la intromisión del club en la política y dejaron claro que la identificación con el procés iba en su contra.

Emisario del Barça

Esta desilusión se ha extendido estos días, especialmente, por la provincia de Alicante, donde este martes el diario Información publicaba que el Barcelona enviará a la provincia alicantina a un directivo para frenar la marcha de los peñistas, tras constatarse que peñas barcelonistas de Alicante y la Vega Baja han perdido a muchos socios por la deriva independentista.

Un ejemplo del descontento, además de la baja de la Peña Barcelonista de Elda, es que para el partido de Copa del Rey entre el Murcia y el Barcelona, la Peña de Torrevieja solo ha podido movilizar a nueve socios, de los cuarenta que llevó al estadio del Rico Pérez hace dos años con motivo del partido del Barça contra el Hércules.

Partido de Copa

“La incidencia política de cara a la eliminatoria copera para las peñas barcelonistas de la Región de Murcia apenas ha existido. Nosotros vendimos todas las entradas que habíamos solicitado. Sin embargo, estamos constatando que hay socios de las 24 peñas de la comunidad que se están dando de baja por todo lo que está pasando”, explica a Crónica Global Francisco Cárceles, secretario de la Federación de Peñas Barcelonistas de la Región de Murcia.

En Murcia, Alicante y, sobre todo, en Andalucía y León esperan recibir instrucciones desde la directiva de Josep Maria Bartomeu para evitar las bajas. "Hace falta más pedagogía del asunto para los socios de fuera de Cataluña. Por eso se comprometió Antonio Guil, que tiene un acto próximamente en la provincia de Jaén, que acudirá a nuestras sedes para departir con los peñistas y hacerles ver la situación”, afirma Cárceles.

El frente leonés

El caso se ha puesto mucho más feo en Castilla y León. Nadie quiere manifestar el número de bajas que se están produciendo en estas últimas semanas, pero es evidente que es notoria, como se puede comprobar con el mensaje que la Peña Barcelonista Trobajo del Camino (León) ha colgado en su muro de Facebook reconociendo que muchas peñas de la provincia de León han decidido cesar su actividad como protesta por el cariz político del club.

El silencio que ahora mantienen todos los peñistas por el paso al frente que han dado es aterrador. ¿Miedo? ¿Represalias? ¿Precipitación? Víctor Valle, miembro de esta peña barcelonista leonesa, no confirma ni niega que acuda en los próximos días algún directivo o representante del club a tierras castellanas para calmar los ánimos de los peñistas. "No queremos hablar de este tema. De fútbol, sí, pero nada más", dice a Crónica Global.

La junta directiva de la Agrupación de Peñas Barcelonistas de León y provincia hizo llegar la pasada semana su malestar al FC Barcelona explicando que su posicionamiento político "no contribuye a mantener la armonía entre sus socios, con gran diversidad de ideas". "Nunca nos hemos sentido barcelonistas de primera o de segunda, pero tras el 1 de octubre cuando el club se posiciona en un sentido hacen que empecemos a sentirnos de segunda. Estas semanas estamos recibiendo muchas solicitudes de bajas de socios en la provincia, barcelonistas de corazón, la mayoría desde su infancia, y aunque le pedimos que mantengan el tipo, no resulta fácil convencerles".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información