Menú Buscar
Un regatista en una de las jornadas en Barcelona del Campeonato de Europa de la Clase Laser sin órdago soberanista/ TWITTER-RFEV

El órdago soberanista salpica a la Federación Catalana de Vela

La suspensión del Campeonato de Europa de la Clase Laser por la huelga del 3 de octubre crea un cisma en el sector náutico

6 min

Marejadilla, por no decir marejada y gorda, en el deporte náutico. El Comité de Disciplina Deportiva de la Real Federación Española de Vela (RFEV) ha abierto un expediente informativo por la suspensión del Campeonato de Europa de la Clase Laser que la Federación Catalana de Vela (FCV) llevó a cabo el 3 de octubre a causa de la situación política y social que se vivía esos días en Barcelona, ciudad en la que se celebraba la competición europea de una clase olímpica.

La suspensión de la FCV, presidida por Xavi Torres, es comparable al intento del Barça de suspender su partido con Las Palmas por los incidentes del 1-O, pero en este caso, sí se hizo. La federación catalana cerró sus instalaciones y oficinas del Port Olímpic alegando no disponer de personal tras la decisión del comité de regatas de sumarse “al cierre general, con motivo de la protesta contra la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad del Estado, el 1 de octubre”. Esta decisión dejó en tierra a 333 regatistas de 58 países, que se habían desplazado para competir en una prueba europea de máximo nivel en aguas barcelonesas durante toda la semana.

Comunicado de la RFEV

La RFEV emitió el día de la suspensión desde su sede en Madrid un comunicado que indicaba que la "Real Federación Española de Vela no comparte la decisión de suspender la primera jornada del Campeonato de Europa de la Clase Laser, que se debía disputar desde hoy hasta el próximo domingo, 8 de octubre, en Barcelona”. Pero nada más hizo desde ese día ni se supo hasta el anuncio de que se incoaría un expediente informativo.

Esta pasividad de la federación española, presidida por Julia Casanueva, se interpreta por parte del sector como el precio que paga la mandataria por haber accedido a la presidencia con los votos de la federación catalana, además de que Xavi Torres es vicepresidente de la nacional y representante de la RFEV en el Campeonato de Europa de Laser.

Denuncia por la suspensión

Para echar más leña al fuego, la web Iusport informa que un regatista presentó una denuncia después de la suspensión. En el escrito afirma que fue un acto notorio que “atenta a la dignidad y decoro deportivo” y que vulnera “los derechos de los participantes” de dicha competición. La regata se suspendió “de manera unilateral y sin justificación alguna”.

En el escrito inicial de la denuncia se señala principalmente a Jofre Rabadá, PRO del Campeonato de Europa de la Clase Laser. Sin embargo, también destaca el consentimiento a la medida que se tomó de la FCV, del Real Club Marítimo de Barcelona y del Real Club Náutico de Barcelona, entidades organizadoras.

Regatistas en plena prueba del campeonato en aguas de Barcelona / EFE

Regatistas en plena prueba del campeonato en aguas de Barcelona / EFE

De la denuncia se desprende que las tres entidades se mostraron más interesadas en participar en una manifestación política que en el desarrollo de su campeonato europeo. De forma implícita también se señala a la federación española, puesto que “es la máxima autoridad en el deporte de la Vela en nuestro país”, de acuerdo con el artículo 6.3 de sus estatutos.

Improperios de todo tipo

Josep Novell, juez y oficial de regatas de la nacional y catalana, en un artículo publicado en L’Unilateral, titulado Aturada de país: política i esport, explicaba los hechos sucedidos y destacaba que muchos regatistas de las federaciones autonómicas españolas no entendieron ni comprendieron la decisión de los comités técnicos. “Los insultos a Jofre Rabadà no tardaron en salir acompañados casi siempre de actitudes chulescas. De ‘sois la escoria del deporte’, ‘ahogados os queremos ver’, ‘nazis y dictadores’, y así todo tipo de recordatorios, hasta a la familia, especialmente a las madres. Se llegó a poner en duda la honorabilidad de José Mª Van der Ploeg, medalla de oro por España en los Juegos Olímpicos del 92”, explica Novell.

Ahora se espera que la presidenta de la RFEV convoque una asamblea en los próximos meses y que se tomen decisiones. Mientras, muchos tiran del reglamento disciplinario de la federación, en su capítulo II, titulado “Infracciones y sanciones a las reglas del juego o competición”,  para que caiga sobre los responsables todo el peso de la ley. “Se considerarán infracciones muy graves, que serán sancionadas con inhabilitación temporal de dos (2) a cuatro (4) años, Impedir u obstaculizar de modo muy grave la normal actividad de la RFEV, las Federaciones autonómicas o clubes organizadores de competiciones y actividades oficiales de la RFEV”, dice el Artículo 22 H del reglamento. Un cisma, lo dicho.