Menú Buscar
El bus del Manchester City a su llegada a Anfield / EFE

Estiarte muestra desde dentro los duros ataques al bus del City

El exwaterpolista, mano derecha de Pep Guardiola desde su llegada al Barça, grabó los ataques de los radicales del Liverpool

3 min

La indignación con los responsables de seguridad del Liverpool que mostró Pep Guardiola cuando los suyos entraron a Anfield estuvo más que justificada. Más allá de la tradicional rivalidad entre clubes ingleses, el enfrentamiento de cuartos de final entre Liverpool y Manchester City tuvo duros episodios de violencia e intimidación --que evocan épocas anteriores como los años 80-- realizados por los radicales del conjunto 'red'.

Piedras, botes de humo e infinidad de objetos fueron lanzados por los 'hooligans' del club inglés hacia el autocar que trasladaba a los miembros del Manchester City desde el hotel hasta el estadio. Si las imágenes captadas por las cámaras de televisión y por los seguidores ya muestran la dureza del ataque, la filmación realizada desde dentro del autocar por parte de Manel Estiarte pone todavía más en liza la hostilidad con la que fueron recibidos.

Captura del vídeo subido por Manel Estiarte

Captura del vídeo subido por Manel Estiarte / CG

El exwaterpolista, un ídolo en su deporte y actual mano derecha de Pep Guardiola en Manchester como así lo hiciera en Múnich o Barcelona, ha publicado en su perfil de Instagram un vídeo donde se observar desde dentro del propio bus los ataques sufridos. Las propias imágenes y el sonido --donde se puede escuchar al técnico de Santpedor molesto con la actuación policial--muestran a la perfección la tensión y la incertidumbre que se vivió en la expedición 'citizen'.

"Vergüenza"

Una vez llegados al estadio, tras los bochornosos hechos ocurridos, Pep Guardiola no escondió su malestar con la seguridad recibida y así lo mostró antes de acceder al vestuario para preparar el encuentro de ida de cuartos de final de la Champions League.

"Gracias por protegernos", dijo el técnico catalán, en hasta dos ocasiones con tono irónico, para proseguir con un "agradezco mucho lo que habéis hecho". Visiblemente molesto, el catalán dejó la ironía para dejar bien claro su enfado con un "vergüenza" que exhibió el malestar existente entre la expedición del Manchester City por un viaje para el olvido.