Menú Buscar
La plantilla del Espanyol durante un entrenamiento de la presente semana / RCDE

Riazor o la fórmula para evitar el pánico

El RCD Espanyol, que acumula seis jornadas sin vencer, afronta un complejo calendario

4 min

"No entiendo la palabra miedo, es como preguntarle a un piloto de aviones si tiene miedo a volar. Tendría miedo en caso de estar en un terreno desconocido, pero miedo para entrenar o jugar un partido importante no se puede tener. Tenemos responsabilidad pero no miedo". Así de contudente se ha mostrado Quique Sánchez Flores (RCD Espanyol) en la víspera del duelo de este viernes ante el Deportivo. Miedo o no, lo cierto es que el pánico podría hacer acto de presencia en el RCDE Stadium en caso de no obtener un triunfo este viernes en Riazor ante un rival sumido en una compleja crisis deportiva de la que Clarence Seedorf tampoco parece tener soluciones.

Sin tantos agobios pero con sensaciones similares, el Espanyol acumula ya seis partidos sin conocer la victoria y el calendario más próximo alerta de que los tres puntos en juego este viernes en Riazor son elementales en el nuevo objetivo blanquiazul de quedar entre los diez primeros. Con Europa como un sueño difícilmente alcanzable, la pobre propuesta futbolística lo convierten en una hazaña más allá de los 11 puntos de distancia, evitar sobresaltos y finalizar la temporada de la mejor manera posible es el propósito de un equipo perico que en las próximas semanas debe medirse a Real Madrid, Real Sociedad Levante.

Quique Sánchez Flores en la rueda de prensa de este jueves

Quique Sánchez Flores en la rueda de prensa de este jueves / RCDE

Con el recuerdo algo lejano de la última victoria cosechada el pasado ocho de enero, ante el Málaga por 0-1 en el que es el único triunfo foráneo de la campaña, los de Quique Sánchez Flores han obtenido en las dos últimas jornadas sendos puntos basados tan solo en el talento de sus futbolistas en acciones puntuales más que por méritos colectivos. Los últimos duelos han dejado una sensación de pesadumbre en una afición que no ve mejora alguna en el juego de los suyos y que esta semana ha vivido pendiente de un tema extradeportivo.

"Creemos que lo que hizo el equipo el año pasado sirve. Volviendo a aquella base de defender bien y contraatacar bien nos irá mejor. Nos hemos metido en una involución, es evidente, y hay que repasar y retoca. Se hace todo más duro y nos hace disfrutar menos, pero es lo que hay, por eso estamos aquí, para encontrar las soluciones", ha apuntado Quique.

Un calendario sin tregua

En caso de no darse el resultado esperado en Riazor, mirar la nómina de siguientes encuentros no aliviará en exceso la desconfianza existente. Este martes, los blanquiazules reciben al Real Madrid en el RCDE Stadium, un conjunto blanco que está en racha y que no sabe lo que es perder en Cornellà-el Prat, para después visitar el domingo el siempre complejo Ciutat de Valencia.

Leo Baptistao celebra un gol con el Espanyol / EFE

Leo Baptistao celebra un gol con el Espanyol / EFE

Como colofón a un enrevesado calendario ante rivales con mucho que decir, los blanquiazules recibirán el 11 de marzo a la Real Sociedad de Eusebio en una matinal donde Quique Sánchez Flores querrá continuar sin entender lo que significa la palabra miedo.