Menú Buscar
Isco Alarcón, autor de tres goles, el gran protagonista de la goleada de España frente a Argentina / EFE

España humilla a una Argentina sin Messi

Espectacular triunfo de la selección española con una goleada que puede traer consecuencias en el conjunto albiceleste (6-1)

3 min

Fútbol directo, pegada brutal y superioridad inimaginable. Este es el resumen de la actuación de España frente a Argentina como ensayo del Mundial de Rusia que se disputa dentro de un par de meses. Una gozada para la Roja y un calvario para la albiceleste, que sin Leo Messi en el terreno de juego, se vio desarbolado a base de goles (6-1) en una encuentro amistoso que le costará mucho digerir.

Esto es lo que tiene cuando dependes tanto de un jugador. Y, sobre todo, cuando este, o sea Messi, se ausenta y deja en cueros a un once sonrojante por su esquema defensivo y por su extremada dureza. Tema el de la lesión sospechoso cuando se teme en Argentina que probablemente juegue este sábado con el FC Barcelona frente al Sevilla, que de hacerlo puede acabar convirtiendo el entorno de la selección argentina en un polvorín, con numerosas críticas a Sampaoli y con Messi en el ojo del huracán.

Coser y cantar 

Trabajó bien en el manejo del balón España, con un público entregado hasta con Gerard Piqué, como preparación de un Mundial que con la hoja de ruta en la mano pinta muy bien. Todo lo contrario de Argentina, un equipo desdibujado, físicamente muy justo y a años luz de lo que debe ser un candidato al título mundial.

Un partido sensacional, con tres goles incluidos de Isco Alarcón, que lideró a una imponente selección española, completada con tres tantos de Diego Costa, Iago Aspas y Thiago Alcántara. En el primer tiempo, Diego Costa rompió el encuentro con el 1-0, asistido por Marco Asensio, frente a Sergio Romero, en una demostración de eficacia de España; Isco, a pase de nuevo de Asensio, batió a Willy Caballero para el 2-0, pero Argentina respondió con un cabezazo de Otamendi en el 38.

En el segundo tiempo, España desbordó a su rival con cuatro goles más, dos con la firma de Isco, uno de Thiago y otro de Aspas. Un martillo pillón que acabó machacando a una Argentina que deberá gestionar la crisis que se le avecina. Con Messi en el centro de todas las miradas.