Menú Buscar
Panorámica de las instalaciones del centro / FCB Escola Río de Janeiro

La escuela del Barça en Brasil marca estilo

'Crónica Global' visita el centro de formación del FC Barcelona en Río de Janeiro para conocer su metodología y ambiente

7 min

Casi todas las mañanas de sábado, por muy temprano que sea, se arremolina el público alrededor de los campos de la escuela del FC Barcelona en Río de Janeiro (Brasil). Son los partidos de su competición interna. La mayoría son padres, familiares. Pero acude también gente mayor, vecinos del barrio. “Yo no soy abuelo de nadie, vengo porque me gusta cómo juegan”, dice uno de ellos. No es extraño, es el ADN azulgrana adentrándose en los aficionados más puros.

Crónica Global ha visitado los entrenamientos de la FCB Escola en la sede de Barra da Tijuca, dentro del Centro Cultural Esportivo Israelita Adolpho Bloch, junto a la playa, y ha conocido su plan de trabajo de la mano de su director, el uruguayo Camilo Speranza. “Lo que da buen resultado en la FCB Escola de Barcelona lo trasplantamos a otras regiones del mundo”, dice Speranza.

Jornadas en Barcelona

Los niños brasileños viven en la FC Escola la experiencia Barça / FCB Escola Río de Janeiro

Los niños brasileños conocen los valores del Barça en la escuela / FCB Escola Río de Janeiro

La metodología se revisa constantemente, en la distancia, y se centraliza con jornadas anuales en Barcelona. “Una vez al año, coincidiendo con el Torneo Internacional de Semana Santa, los directores de proyectos locales acudimos para actualizarnos, teniendo en cuenta los contextos de cada región”.

Cuando el Barça decidió aterrizar en Brasil en 2013 para inaugurar este centro de formación para niños de entre 6 años y 15 años dudó de si su filosofía podría encajar sin problema en este país. Pero las dudas desaparecieron al poco tiempo de su funcionamiento. El estilo del Barça, cuenta Speranza, “lo entienden bien, les gusta, lo disfrutan y es lo que buscan". "Aquí tenemos, por suerte, jugadores que además de entrenarse en la escuela juegan en los grandes equipos de Río: Flamengo, Fluminense, Botafogo y Vasco da Gama”.

Una escuela elitista

Dentro del boom de escuelas internacionales de los equipos de primera división, la del Barça en Río, la segunda que tiene el club presidido por Josep María Bartomeu en Brasil junto al centro que tiene en Sao Paulo, se encuadra entre las que se localizan en barrios de alto poder adquisitivo y se orienta a familias de clase media alta.

Sin competencia por el perfil al que se dirigen, eso no evitó que los primeros meses suscitase algunos temores en otros centros. “Al principio había cierto recelo en las escuelas locales –reconoce el director– por si podríamos robarles estrellas. Ahora ya no, ellos ya ven que no estamos aquí para robar jugadores, sino para formar jugadores”.

Nula aportación

Es difícil que lleguen jugadores de Brasil a Barcelona. De hecho, no ha llegado ninguno en cinco años. En primer lugar, por la normativa actual de la FIFA, y en segundo lugar, según Speranza, “porque no es el espíritu de la escuela": "Nuestro objetivo es formar jugadores y formar mejores personas a través de nuestra metodología y a través de los valores del club. Somos como las embajadas del Barça”.

Vivir de cerca la forma de trabajo europea es una de las mejores cartas que utiliza la FCB Escola, junto con la de utilizar y explotar la reconocida imagen del club. “Hay una parte de implantación de marca, de generar nuevos aficionados en Brasil. Pero la razón fundamental de la FCB Escola es acercar el Barça y su experiencia a muchos hinchas de todas las partes del mundo”, declara Speranza.

Jugadores de renombre

La mejor prueba del éxito es el interés de aquellos que conocen en mayor o menor medida ese universo del Barça: los profesionales. Entre el público, en esas mañanas de sábado, puede verse por la FCB Escola siguiendo de cerca el desarrollo de sus hijos a los jugadores Diego Ribas (ex del Atlético de Madrid), Juan (ex de la Roma), Rafael Sobis (ex del Betis) y al entrenador Carlos Alberto Parreira (campeón del Mundo, y ex del Valencia), disfrutando de su nieto.

Las cifras de jugadores de la FCB Escola en Brasil asustan. Son 850 alumnos, repartidos en dos instalaciones que esta escuela de Río de Janeiro tiene en la ciudad: una en Barra de Tijuca y otra en el barrio del Jardín Botánico. En Sao Paulo tienen incluso más jugadores. Pero solo contando los dos centros de Río reúnen a 16 entrenadores, 3 coordinadores y 10 preparadores físicos en prácticas.

La escuela acoge a niños entre 6 y 15 años de edad / FCB Escola Río de Janeiro

La escuela acoge a niños entre 6 y 15 años de edad / FCB Escola Río de Janeiro

Su metodología es radicalmente diferente a la que despliegan las categorías inferiores de los clubes locales –por eso los mencionados jugadores profesionales lo prefieren para sus hijos–, y se compacta en dos entrenamientos de hora y media por semana y el partido del fin de semana (los jugadores elegidos para las selecciones internas suman un entrenamiento más).

Compiten en torneos privados nacionales e internacionales (no pueden competir en las organizadas por la Federación Carioca) y cuentan con la competición interna (más de 50 equipos). Aunque ahora no lo hagan, pues en Río de Janeiro el curso ha llegado a su fin. Son las vacaciones de verano y no solo los chavales se quedarán con ganas de más pelota, de más fútbol; los abuelos del barrio, también.