Menú Buscar
Enric Saurí durante una visita al Circuito de Valencia / CG

Enric Saurí, un piloto incansable

El de Granollers era un habitual en la cita de las 24 horas de Montmeló

5 min

Una salida de pista cuando iniciaba el viraje en la primera curva de las 24 horas de Montmeló finalizó con el sueño de toda de una vida, sus ilusiones y lo hizo de la peor manera posible. Tenaz e infatigable cuando se subía a su moto, tan solo un impacto contra las protecciones pudo frenar las aspiraciones de un soñador de dos ruedas que no faltaba nunca a la cita anual catalana.

Enric Saurí (Granollers, 33 años) volvió una vez más al Circuito de Montmeló cargado de esperanzas, tal y como explican allegados del piloto a Crónica Global, y en esta edición lo hizo al frente del equipo Motos Gaspar, empresa de localidad vallesana de Granollers, su ciudad natal, de la que él era socio y una de las cabezas visibles.

Motos Gaspar volvía a la competición

Tras un paréntesis que se produjo a raíz de la crisis, Motos Gaspar volvía a la competición tras una primera etapa del 2010 al 2012 y lo hacía formada por un grupo amigos. En declaraciones previas a la emisora local de su ciudad, Saurí explicaba qué era lo que les había impulsado a volver a formar parte de la competición. “Después de la crisis decidimos dejar de correr con nuestro equipo. Pero desde hace tiempo, los cuatro pilotos hemos estado vinculados y este año nos hacía mucha ilusión volver con Motos Gaspar”, explicó Saurí horas antes del trágico desenlace.

En la previa de su participación en las 24 horas, Saurí explicaba la dureza de la prueba haciendo mención a una caída que evitó que su equipo lograra el año pasado el acceso al podio. “Cada año cuando acaba las 24 horas dices nunca más. Pero luego, a los diez minutos, ya quieres volver. En relación a la nueva edición, este es el quinto año que corremos juntos los cuatro. Somos amigos, nos lo pasamos bien. Lo llevamos haciendo muy bien. El año pasado, la lástima fue una caída cuando íbamos segundos”, relató el piloto de Granollers.

Enric Saurí durante la presentación de la vigente edición

Enric Saurí durante la presentación de la vigente edición

Minucioso y soñador

En declaraciones a este medio, Félix Capella, responsable del circuito, ha resaltado la figura de Saurí como “un piloto conocido, ya que venía habitualmente a las diferentes pruebas. Había participado en anteriores ediciones y tenía experiencia en este tipo de eventos”, asegura.

Minucioso como pocos y con un afán de superación digno de alabar, su objetivo en esta edición era disfrutar e intentar mejorar la posición lograda hace tan solo un año cuando se quedó a las puertas del podio, tal y como cuentan compañeros suyos en el circuito, todavía conmocionados tras lo ocurrido.

En aquella ocasión, subido en una moto del equipo Montlau Repsol Technical School, Saurí lideró un conjunto que se plantó en Montmeló con una moto preparada por los alumnos de mecánica del centro de formación catalán como proyecto final de curso y que se ganó el reconocimiento general tras una meritoria remontada que puso en liza las condiciones de cada uno de sus miembros.

Un compañero ejemplar, con las ideas muy claras y siempre un paso por delante del resto en busca de mejoras y cambios que sirvieran año tras año al equipo, para sus compañeros la figura de Enric Saurí siempre permanecerá como la de aquel piloto incansable que siempre quería más.