Menú Buscar
Cristiano Ronaldo intenta sin éxito una chilena / EFE

La encrucijada de Cristiano

Las opciones de futuro para el luso lejos del Santiago Bernabéu se reducen temporada tras temporada

3 min

Por desconicerto o quizás por falta de interés, en el Real Madrid ven pasar los días mientras no reciben una sola oferta de ningún club --o un mínimo gesto que pueda llevar a pensar que hay una cierta disposición-- por hacerse con los servicios de Cristiano Ronaldo. Ni la problemática existente actualmente entre el club y el futbolista ha propiciado un movimiento por parte de alguna entidad del mundo futbolístico. Nada de nada.

A expensas de la decisión de Florentino Pérez y compañía sobre si merece o no la pena abonar los más de 35 millones de euros por temporada que quiere ingresar el futbolista portugués, el panorama futbolístico no deja excesivo margen para las especulaciones. Encontrarle cabida, si acaba siendo necesario, a Cristiano Ronaldo no será sencillo. Ni en Europa, ni en Asia. Tampoco en otro continente.

Repasada por activa y por pasiva la lista de clubes europeos que podrían asumir la operación necesaria para hacerse con el ariete madridista, los nombres destacan por escasos y por improbables. Mientras verle a las órdenes de Pep Guardiola en el Manchester City adquiriría tintes de película de ciencia ficción, imaginarle vistiendo la zamarra roja del Manchester United tampoco genera excesiva confianza con un equipo venido a menos y con José Mourinho centrado en otras tareas.

Puertas cerradas

Con París como destino prohibido, los franceses siguen vigilados por la UEFA y dan gracias por poder mantener en sus filas a Neymar y Mbappé, el Bayern podría ser otra opción, si se confirma su intención de vender a Robert Lewandowski. Aun así, la Bundesliga no parece un destino que acabe de gustar a Cristiano Ronaldo.

China, lo que supondría un paso atrás definitivo en su carrera, o Estados Unidos, la Major League Soccer podría encajar mejor con su figura. El problema volvería a ser el mismo: su salario. En esas ligas, los emolumentos distan mucho de los que se pueden lograr en territorio asiático. La salida de Cristiano Ronaldo no invita al optimismo para un futbolista portugués al que su último enfado le puede salir caro.