Menú Buscar
Uno de los estadios que se están construyendo en Catar

Empresas leales evitan que el boicot a Catar afecte al Mundial 2022

El emirato ha fijado un presupuesto de 200.000 millones de dólares para el campeonato que espera cumplir a pesar del bloqueo económico

5 min

Un mes después de que Arabia Saudí y sus aliados (Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Baréin, Yemen y Libia) anunciaran el bloqueo económico a Catar, las grandes inversiones en obras e infraestructuras para que el pequeño emirato albergue el Mundial de Fútbol de 2022 continúan a buen ritmo sin que se sepa hasta cuándo van a aguantar por el aislamiento diplomático, comercial y de transportes que han impuesto al Gobierno catarí.

Catar, el mayor productor mundial de gas natural licuado, gracias todavía a la lealtad de las empresas llegadas de fuera gasta unos 500 millones de dólares a la semana en los preparativos del Mundial de Catar 2022, según datos aportados por el ministro de Finanzas, Ali Shareef Al Emadi. Así ha podido terminar hace unos meses el Khalifa International de Doha, el primer estadio refrigerado al aire libre del mundo.

Desorbitado coste

Son cifras y proyectos desorbitados  si se toma como referencia el Mundial de Brasil 2014, con un coste de 11.000 millones de dólares, o el próximo de Rusia, que tiene previsto invertir 10.700 millones en la organización del Mundial 2018.

Según Al Emadi, la inversión incluye la construcción de autopistas, aeropuertos, hospitales, instalaciones sanitarias y deportivas y otras obras públicas, para lo que el Gobierno ha fijado un presupuesto de 200.000 millones de dólares.

Grandes dificultades

El problema ha estado en que al tratarse de un país con una gran dependencia de las importaciones, el bloqueo impide a Catar importar productos y hace que tenga dificultades para el funcionamiento normal del transporte de mercancías. Asuntos delicados porque podrían suponer un problema para el mundial a cinco años vista, ya que si la crisis continúa terminará provocando desabastecimiento y las obras se retrasarán.

Las autoridades, sin embargo, niegan que vaya a haber problemas, pero la mayoría de esos materiales (tubos, cables eléctricos, acero) son de importación y las rutas alternativas consecuencia del bloqueo implicarán retrasos en los envíos y encarecimiento de los productos.

Fidelidad total

Hay unas cuantas empresas que mantienen sus proyectos en torno a Catar 2022 a diferencia de otras de origen saudí, emiratí, bareiní o egipcio, que los abandonaron una vez estalló el conflicto diplomático. No obstante, eran empresas “de segundo nivel” cuyas renuncias “no han afectado negativamente en modo alguno al proyecto mundialista”, en palabras del director ejecutivo del departamento de Instalaciones de Competición del comité organizador, Ghanim Ali al Kuwari.

Compañías traidoras muy diferentes a las leales del Gobierno. Entre este grupo fiel, Larsen & Toubro, empresa india encargada de construir el estadio Al Rayyan con 40.000 asientos, junto con su socio catarí Al Balagh Trading & Contracting. El contrato, que fue anunciado por el Comité Supremo para la Entrega y el Legado, contempla la finalización del proyecto para el 2019.

Boicot a Catar

El boicot afecta el transporte naval de mercancías para la construcción / CG

Otra de las compañías leales es China Railway Construccion Corp, empresa estatal de construcción, que opera como parte de una firma conjunta con el contratista de Catar HBK Contracting para construir el estadio de Lusail, con capacidad de hasta a 80.000 aficionados. Según el Comité Supremo, se espera que el proyecto finalice en 2020.

O por ejemplo, Tefken, empresa turca, asociada a la empresa catarí Al-Jaber en la construcción del Al Thumama Stadium, con capacidad para albergar a 40.000 personas. Este acuerdo, que fue anunciado por los organizadores del mundial, se enmarca en el contexto de las buenas relaciones que mantienen las autoridades cataríes y otomanas.

Capital deportiva

El boicot no detendrá la apuesta deportiva del Gobierno catarí por el deporte. Además del fútbol, Doha cuenta con importantes citas deportivas como son el Gran Premio de Catar de MotoGP, que inaugura la temporada de la máxima competición del motociclismo, así como torneos de tenis o golf, entre otros.

Las autoridades cataríes llevan años incluyendo el fútbol como estrategia comercial en todo el mundo. Desde el pasado 7 de mayo Qatar Airways es el socio y la línea aérea oficial de la FIFA, un patrocinio que se mantendrá hasta el 2022, convirtiéndose en el mayor en la historia de la firma, después de haber patrocinado al FC Barcelona, cuya relación terminó el pasado 30 de junio.