Menú Buscar
El entrenador de West Bromwich Albion, Alan Pardew, junto a sus jugadores / WBA.CO.UK

El 'stage' perico del West Bromwich acaba en robo

El club inglés abre una investigación a cuatro futbolistas por robar un taxi para llegar al hotel donde se hospedaban en Barcelona

3 min

Mal acabó el stage que el West Bromwich Albion realizó esta semana de martes a jueves en la Ciudad Deportiva Dani Jarque, del RCD Espanyol. Cuatro jugadores del equipo de la Premier League se vieron involucrados en un lamentable incidente, acusados de haber robado un taxi para llegar al hotel.

Los futbolistas Jonny EvansGareth BarryJake Livermore y Boax Myhill, rompieron el toque de queda del equipo y salieron de fiesta en Barcelona la madrugada del miércoles al jueves. Luego de que un taxi los llevara a un McDonald's en el barrio del Port Olímpic y mientras el chofer se encontraba dentro del restaurante, decidieron "tomar prestado" el vehículo para regresar a su hotel.

Con total naturalidad

Al llegar al hotel The One, los jugadores dejaron el coche abandonado fuera del inmueble y se fueron a dormir. Al ver el vehículo, la rece llamó a la policía para retirarlo. La policía acudió al lugar y llevó a los futbolistas a la comisaría para interrogarlos. Ninguno fue sometido a pruebas de alcoholemia ya que no los detuvieron al volante y todos fueron liberados unas horas después.

Los cuatro jugadores, con una investigación abierta por el club, pidieron disculpas en un comunicado, confirmando su implicación en el incidente con un texto publicado en la web del club. "Nos gustaría disculparnos con nuestros compañeros, técnico, club y, especialmente, los aficionados. Sentimos que era importante darnos a conocer como los jugadores involucrados por respeto a los compañeros que de otro modo se verían implicados por asociación", aclararon los futbolistas.

Amistad entre entrenadores

El West Bromwich Albion decidió acudir a las instalaciones del Espanyol gracias a la amistad que Alan Pardew, entrenador del club inglés, mantiene con Quique Sánchez Flores. El objetivo fue insuflar nuevos aires a su equipo, último de la Premier, pero ayer, para más desgracia, volvió a perder en casa, esta vez contra el Southampton (1-2) y con dos de los jugadores implicados en el incidente sobre el terreno de juego.