El presidente del PAOK se mete en un lío por lucir un arma al cinto

La policía griega ha emitido una orden de detención contra el dirigente después de que saltase al campo con su pistola para protestar al árbitro

Ivan Savidis, presidente del PAOK, con el arma en el césped de su estadio
12.03.2018 10:42 h.
3 min

La policía griega ha emitido este lunes una orden de detención contra el presidente del PAOK de Salónica, Ivan Savidis, a raíz del incidente durante el partido de ayer contra el AEK de Atenas, cuando invadió el campo portando un arma en la cintura. La orden se refiere también a otras cuatro personas, probablemente sus guardaespaldas, que irrumpieron en el terreno de juego junto a Savidis.

El viceministro de Cultura y Deportes, Yorgos Vassiliadis, declaró que el Gobierno no permitirá que los intereses de algunos perviertan el fútbol griego, incluso si se tienen que "tomar decisiones difíciles en consulta con la UEFA", refiriéndose a una posible suspensión de la Liga. Por su parte, Panos Skurletis, ministro del Interior griego, manifestó que "es un ataque al honor del nuestro fútbol. Que alguien entre al campo con una pistola en la mano es una provocación inadmisible, independientemente de lo que haya ocurrido".

El motivo de la polémica

El choque enfrentaba a los dos primeros clasificados de la Liga griega: el AEK del español Manolo Jiménez, líder de la tabla con dos puntos de ventaja sobre el PAOK Salónica, su rival, que entrena el rumano Razvan Lucescu.

Dominado el encuentro por la igualdad, el colegiado decidió anular por fuera de juego un gol a favor del PAOK en el tiempo añadido que hubiera supuesto alcanzar el liderato de la clasificación. Fue entonces cuando Ivan Savidis, presidente del PAOK de Salónica, saltó al terreno de juego para protestar, luciendo su arma en la cintura. El árbitro al ver el cariz que tomaban los acontecimientos acabó suspendiendo el encuentro.

Igual que en una película

"Me parece lamentable que un presidente vaya al centro del campo a increpar al árbitro y después se dirija al banquillo del rival con la misma intención. No entiendo, alucino. Es de película de Chuck Norris o Clint Eastwood. Quedaban cinco minutos y el árbitro quería seguir. Es más increíble todavía", declaró Jiménez a la Cadena Cope.
 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información