Menú Buscar
Boateng, autor de tres goles, supera a Ter Stegen en el segundo gol del Levante / EFE

El Levante tumba el récord del Barça

El conjunto de Valverde cae sin Messi por 5 a 4 en un partido de locos

3 min

Ver para creer. De esos partidos que no tienen explicación. Y menos de un equipo que durante 36 partidos se había mostrado invicto. Pero el fútbol es así. O así se debe entender. El Barça ha perdido su condición de invicto ante el Levante después de caer por 5 a 4 tras ir 5 a 1 a los 11 minutos de la segunda parte.

Justo cuando lo tenía a tocar con los dedos. El récord, no la liga, que ya está en el zurrón, el Barça se dio un batacazo de aquí te espero. Algo inexplicable de un equipo que por momentos no pudo frenar al modesto Levante. Eso sí, por si alguien no lo sabía todavía, un equipo que gira alrededor de Messi. Y cuando no está el argentino, que es en contadas ocasiones, el juego acusa un bajón preocupante. Como ha sucedido esta noche en el Ciudad de Valencia.

Defensa muy débil

El Levante salió respondón desde los primeros compases ante el invicto Barcelona. En los primeros 45 minutos sacó fruto a su buen estado de forma y logró una ventaja de forma merecida gracias al doblete de Boateng. Los jugadores de Ernesto Valverde, en cambio, mostraron una inusual apatía entre el barullo de jugadores en el centro del campo y acusando la ausencia de Messi, pero sobre todo las de Umtiti y Piqué. Una defensa que no carburó con el tándem Mina-Vermaelen, y que con la entrada de Piqué por la lesión del belga pudo recomponerse.

El inicio de la segunda parte no fue mejor para el Barça. El Levante volvió a sorprender con una salida fulgurante, con otra marcha, un vendeval. Así se puso con un 5 a 1 y con la manita en la cara del Barça. Un  resultado demasiado humillante como para volver a casa para un equipo campeón.

Reacción insuficiente

Ahí, herido de muerte, fue cuando salió el genio del once azulgrana para apretar al Levante e iniciar una increíble remontada. Coutinho por partida doble y Suárez convirtieron el partido del minuto 58 al 70 en lo más parecido a un manicomio, con un Barça desbocado y el Levante irreconocible y acogotado por el 5 a 4.

Con el Barça a la carga, acabaron los azulgranas en el área rival pero sin la fortuna de otras veces. El empate no llegó y cuando menos se esperaba lo único que quedaba en la liga por decidirse se desvaneció: el Barcelona no finalizará invicto por su propia desidia. Es lo que tiene a veces estos partidos trampa.