Menú Buscar
Los aficionados siguiendo a España en el Campo de l'Àliga / RICARDO

El chantaje de Colau acaba sin pantalla para ver a España

La plataforma Barcelona con la Selección renuncia a ver el partido de octavos por las imposiciones del Ayuntamiento

2 min

Hasta aquí hemos llegado en el Mundial. Así se resume todo lo que ha llegado a pasar, sentir, sufrir, padecer, la plataforma Barcelona con la Selección para ofrecer el partido España-Rusia de este domingo de octavos de final, y los encuentros siguientes, a todos los aficionados de La Roja. No habrá pantalla para el partido y para ninguno más por las imposiciones de la alcaldesa barcelonesa Ada Colau.

Aunque a última hora el consistorio otorgó la licencia necesaria, los organizadores no ven tiempo suficiente para poder montar el evento por la respuesta tardía del Ayuntamiento de Barcelona y por las condiciones dacronianas que ha impuesto.

Aniquilar la ilusión de los aficionados

“Colau ha destrozado el plan que teníamos para ver el partido. Teníamos pensado que acudieran unas 3.000 espectadores, pero a muy pocos días, ha decidido fastidiar todo”, ha explicado a la Cope el presidente de la asociación, Nacho Pla, después de que la alcaldesa limitase el aforo a 2.300 personas y avisase que solo se darían los partidos de clasificación de la selección española, sin asegurar una pantalla para la final.

En el partido inicial, el aforo solicitado por la plataforma fue de entre 1.000 y 2.000 personas y se les concedió permiso para 1.500, aunque la convocatoria hizo que muchos seguidores se quedaran fuera del Camp de l’Àliga.

Por eso, en esta ocasión, el Ayuntamiento de Barcelona había ampliado el aforo a 2.300 personas imponiéndole los requisitos habituales para todos los eventos con concentración elevada de personas: limitadores de sonido, instalación de lavabos, un plan de evacuación de emergencia y presencia de ambulancia, entre otros. Un imposible para Barcelona con la Selección.