Menú Buscar
Leo Messi pelea un balón ante Sergio Postigo en el triunfo del Barça sobre el Levante por 3 a 0 / EFE

El Barça sigue de fiesta en otra tarde gris

Messi dirige el triunfo ante el Levante (3-0) en un Camp Nou con 56.380 espectadores más pendientes de Coutinho que del rival

4 min

Al FC Barcelona desde hace meses se le ha presentado “Don Limpio”. Todo lo malo que arrastraba en verano ha ido despareciendo con el paso de los meses, los goles y los triunfos, hasta el punto que hoy poco importa su juego mientras el resultado acabe en victoria. Como ha sucedido esta tarde con el Levante (3-0), donde Messi, Suárez y Paulinho han solventado un partido gris donde se habló más de Coutinho que del rival.

Sin acabar de hacer un fútbol brillante, quizá la explicación de que se volviese a registrar otra floja entrada en el Camp Nou, esta vez 56.380 espectadores, el Barça demostró que con este fútbol directo, sencillo y efectivo lo que importa son los resultados, los puntos y la ventaja que está obteniendo en el campeonato, donde nadie es capaz de atosigarlo.

Por la vía rápida 

El Barcelona de Ernesto Valverde, con Dembelé de salida, dominó el primer tiempo del duelo contra el Levante y dejó el partido prácticamente encarrilado gracias a los tantos del argentino Leo Messi y el uruguayo Luis Suárez. A pesar de unos primeros minutos en los que el Levante se mostró muy sólido, el equipo local no tardó en abrir el marcador. Anotó el primero Messi en el minuto 12 con un disparo mordido tras una asistencia desde la banda izquierda de Jordi Alba con la cabeza.

Antes del descanso (min.38), Luis Suárez, de volea tras un centro de Sergi Roberto, transformó el segundo gol. Se desmelenó el Barça luego tras el 2-0 y pudo cerrar el primer tiempo con más goles. Rakitic remató junto al palo en el 43, Messi no acertó ante Oier en el descuento y Paulinho en la última jugada del primer tiempo no estuvo listo.

Otra cara

Bajó el pistón el equipo catalán en los segundos 45 minutos y entonces fue cuando apareció Ter Stegen. El meta alemán salvó dos goles cantados, el primero tras salvar un remate lejano de Ivi (min.47) y el segundo tras un tiro a bocajarro de Shak Moore (min.67).

El Barça jugó con el freno de mano. Valverde le dio minutos de descanso a Dembélé y a Iniesta y los azulgrana pensaron más en el cargado calendario que les espera en este mes de enero. En el tiempo añadido (90+3), Paulinho cerró el encuentro con un remate sin oposición desde el interior del área.

Paulinho, junto a sus compañeros, tras marcar el tercer gol / EFE

Paulinho, junto a sus compañeros, tras marcar el tercer gol / EFE

El Barça de nuevo impuso en la liga su ley a la espera de la llegada de Coutinho, muy comentado entre los aficionados antes del partido. Del Levante, poco que decir, más voluntad que fútbol de un equipo que se dejó a tres puntales en Valencia, MoralesCampaña y Bardhi, curiosamente sancionados para el partido quizá porque se prefiere su concurso en ocasiones más propicias. Así es esta liga.