Menú Buscar
Rakitic y Rodri luchan por un balón en el Estadio de La Cerámica / EFE

El Barça sale del apuro contra 10

El conjunto azulgrana se impone al Villarreal 0 a 2 en un partido que se puso de cara tras la expulsión del local Raba

3 min

En un partido que ni fu ni fa, de esos que enganchan a arreones, el Barça pudo mantener su ventaja en el liderato contra 10 jugadores gracias a los goles de Luis Suárez y Leo Messi. Un triunfo ante el Villarreal para templar los nervios después de dos empates consecutivos.

Llegó el Barcelona al estadio de La Cerámica en busca de un resultado que le reconciliase con el liderato y quiso hacerlo con el ideario de Ernesto Valverde: control, criterio y paciencia. Pero, chispa y contundencia, como está pasando toda la temporada, ninguna. Una tónica que cuando tiene un equipo delante con cara y ojos, como el Villarreal, en esta ocasión con muchas bajas, cuesta mantener el equilibrio y parar las transiciones del rival.

Escaso repertorio

Así fue como transcurrió la primera parte, sin más repertorio que el dominio territorial del conjunto catalán y los contragolpes del local. La ocasión más clara para el Barcelona llegó a los tres minutos en un cabezazo de Piqué, que se estrelló en la cruceta de la meta de Asenjo. Soriano obligó al cuarto de hora de juego a que Ter Stegen realizara una buena intervención en un remate mordido que ya se cantaba el gol en las gradas.

El inicio de la segunda parte no cambió mucho las cosas hasta el minuto 15. Tanto el Barcelona como el Villarreal se sentían cómodos en el campo, con algo más de pegada el equipo azulgrana, pero conteniendo bien el conjunto de Javier Calleja. Sin embargo, una entrada durísima de Raba a Busquets, castigada con roja directa, puso franco el partido para el once de Valverde.

Partido roto

La expulsión generó otra marcha al encuentro tanto para unos como otros. Y en ese ir y venir, a falta de 19 minutos, una genial combinación dentro del área acabó en los pies de Suárez, que regateando a Asenjo, no falló. El gol espoleó al Villarreal, pero con más corazón que cabeza, sin ser capaz de equilibrar la balanza de un partido que acabó decantándose del lado del Barça, tras sentenciar Leo Messi en el minuto 37. Un triunfo para mostrar solidez de líder, conseguido por goles, pero no a los puntos.