Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Barça resuelve la eliminatoria sin inspiración

El Barça resuelve la eliminatoria sin inspiración

Dos goles en propia puerta y uno de Piqué y Suárez (4-1) desmontan a una Roma que duró 45 minutos

3 min

Con algo de suerte, discreto fútbol y mejor resultado, el FC Barcelona tiene prácticamente los dos pies en las semifinales de la Champions League tras vencer 4 a 1 a la Roma. Un triunfo sin inspiración que lo arrima a lo más alto del torneo.

El Barça afrontó el partido sabedor de que su trayectoria, calidad y tradición serían mucho peso sobre un equipo carente de estrellas y agarrado a la ilusión de haber alcanzado esta ronda. Pero una cosa es la teoría y otra la práctica, porque desde el principio el conjunto de Eusebio Di Francesco dio la sensación de ser un equipo bien trabajado, rocoso y rápido. Así, tuvo el dominio del balón los primeros 15 minutos, sorprendiendo a un Barça que espero a apoderarse del terreno de juego, aunque nunca se sintió cómodo, con Messi e Iniesta más imprecisos que en otras ocasiones.

Escaso brío

Economizó los esfuerzos los azulgranas, escasos de brío, ante la movilidad de los romanos, fiándose que con el paso de los minutos la calidad se impondría al derroche físico y comenzarían a llegar las oportunidades. Un poste de Rakitic, dos claras ocasiones de Suárez y un penalti reclamado a Messi fueron los avisos del gol de De Rossi en propia puerta, en el minuto 38.

Parecía que no se descompondría con el gol la Roma, pues en los minutos finales de la primera parte tuvo en una falta la oportunidad del empate y en el primer minuto de la reanudación pudo marcar en un cabezazo de Perotti. Pero ante el Barça hay que estar muy concentrado y los despistes se pagan caros. Tirando de recursos, y con un golpe de suerte, el once de Ernesto Valverde consiguió el segundo gol, en el minuto 10 de la segunda parte, tras un poste de Umtiti que acabo en la rodilla de Manolas, y tres minutos depués Pique golpeaba de nuevo.

A partir de entonces, en la carencia de chispa e ingenio, el Barça asentó su sala de maquinas y mostró una mejor cara, con un juego más vertical y sólido que los italianos, que después de reivindicarse en los primeros 45 minutos, perdió a base de goles los ánimos y la ambición. Aun así, Dzeko acortó distancias, para que Suárez volviese a marcar distancias con un cuarto gol. Un resultado final que vuelve a la realidad del inicio del partido: la Roma en estos momentos solo puede resoplarle al Barça. Hasta en la suerte.

window._seedtagq = window._seedtagq || []; window._seedtagq.push(['_setId', '5148-9561-01']); window._seedtagq.push(['iframe_mode']); (function () { var st = document.createElement('script'); st.type = 'text/javascript'; st.async = true; st.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https' : 'http') + '://config.seedtag.com/loader.js?v=' + Math.random(); var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(st, s); })(); ">