Menú Buscar
Messi, Coutinho y Luis Suárez, celebran el segundo gol del Barça anotado por el argentino / EFE

El Barça gana una liga dominada de cabo a rabo

Consigue su 25 campeonato tras lograr una emocionante victoria en Riazor por 2 a 4 con 'hat-trick' de Messi

4 min

Hay ligas que se resuelven en una jornada. O en un partido. Incluso en una jugada. Pero esta liga, no. El campeonato 2017-18 se ha resuelto de principio a fin, o sea de cabo a rabo, con un FC Barcelona imponente y fiable, capaz de presentar unos registros de impresión para lograr su 25 título de liga, el séptimo en diez años, está vez conseguido en Riazor frente al Deportivo por 2 a 4 con un hat-trick de Messi.

Pocas veces se había resuelto una liga con tanta superioridad, diferencia y escasa vistosidad como esta. El Barça no ha dado opción en ningún momento a sus perseguidores, si es que en algún momento alguno de éstos se creyó serlo. Todo gracias al fútbol ordenado, sólido y resultadista de Ernesto Valverde, congratulado con un jugador como Leo Messi que ha marcado, como cada temporada que pasa, el curso futbolístico de esta liga con sus jugadas, genialidades y goles.

Aprovechar el 'match-ball'

El Barcelona apenas ha encontrado problemas en el campeonato. Diferente que en Riazor, donde tuvo su primer match-ball y no lo desaprovechó sin su dosis de emoción. Para desdicha del Deportivo, que con el título culé se ha ido de cabeza a Segunda División. Ni le sirvió el pasillo de cortesía por la Copa del Rey. El Barça lo mandó a la división de plata con sufrimiento, y sin desplegar un buen fútbol, concediendo muchas ocasiones en una primera parte que Coutinho (m. 7) y Messi (m. 38) consiguieron poner el 0 a 2 hasta que Lucas Pérez recortó la diferencia con un gol a falta de cinco minutos.

La calidad del fútbol estuvo por debajo de la reputación de las estrellas también en la segunda mitad. Los siguientes 45 minutos se convirtieron en una copia de los primeros, con un toma y daca muy a gusto de los gallegos, que provocó que Emre Colak en el minuto 64 consiguiese el empate y llevase la emoción hasta que dos genialidades de Messi pusiesen en la recta final del partido carpetazo al generalizado descontrol azulgrana.

Leo Messi entre dos jugadores del Deportivo en la Jornada 35 de Liga / EFE

Leo Messi entre dos jugadores del Deportivo bajo la lluvia en el Estadio de Riazor / EFE

La Liga ahora le da el doblete al Barça, el octavo de su historia, y el primero de Valverde en su debut en la banqueta culé. Tiene su mérito después de los vaivenes que padeció el equipo en verano, sin poder digerir ni gestionar la marcha de Neymar, y con las dudas que dejó la eliminación de Champions, aunque sin apenas repercusión en el campeonato liguero por la ventaja ya lograda: una espectacular racha de triunfos que puede completarse en las tres próximas jornadas.

Sanseacabó lo que se daba porque el Barça ha querido que sea así. Ahora, a celebrar con rúa, clásico e Iniesta, hoy en el banquillo casi todo el partido, una liga que será recordada por el mundo azulgrana porque los otros gallitos del campeonato hace tiempo que borraron de sus memorias.