Menú Buscar
Novak Djokovic durante su primer encuentro en Madrid / EFE

Djokovic coge altura en Madrid

El serbio se impone en su estreno ante Kei Nishikori por 7-5 y 6-4

4 min

El Mutua Madrid Open vivió su primera gran jornada y lo hizo con el estreno por todo lo alto de Novak Djokovic. Eliminado de forma sorpresiva en su primer encuentro en Barcelona, el serbio protagonizó junto a Kei Nishikori el partido más destacado de la primera ronda y obtuvo un trabajado triunfo en la pista Manolo Santana por 7-5 y 6-4.

Brazos en alto, una gran sonrisa y mimando a los aficionados presentes en la pista, Djokovic celebró la victoria como si de un título se tratara. Conocedor de la importancia de recobrar sensaciones perdidas, el de Belgrado sigue necesitado de triunfos que le permitan regresar a un lugar del que nunca tuvo que salir. Sin el toque que le ha permitido ser el número uno del mundo pero con una buena dosis de trabajo, el serbio superó a Nishikori en una hora y 59 minutos y obtuvo su primera victoria frente a un top 20 desde el pasado junio. Prácticamente un año después.

"Kei es un jugador con muchas cualidades. Ninguno hemos tenido partidos de este tipo, de este nivel, en el último año. Esperaba este tipo de partidos y ganar este tipo de partidos, en un escenario perfecto donde siempre he tenido un buen rendimiento. No podía haber soñado un comienzo mejor", apuntó el serbio. 

Una nueva realidad

Dubitativo en algunos momentos ante la velocidad de Nishikori, en un continuo intercambio desde el fondo de la pista, el exnúmero uno supo gestionar los momentos clave del partido para acabar imponiéndose. Djokovic se medirá, este miércoles, al vencedor del encuentro entre el británico Kyle Edmund y Alexander Zverev en una jornada donde debutará Rafa Nadal

"Hay cosas que cambian cuando no eres de los primeros cabezas de serie y son situaciones a las que no estaba acostumbrado. Durante una década no bajé de los diez primeros del ranquin. Ahora es otra situación y trato de sacar el lado positivo. La vida está ahí para ponernos a prueba. Aprendes y sacas lecciones para ser mejor. La mente a veces te juega malas pasadas. La verdad es que es un proceso maravilloso", reconoció Djokovic tras su victoria.

Djokovic durante su encuentro con Nishikori

Djokovic durante su encuentro con Nishikori / EFE

La lesión en el codo derecho que le tuvo seis meses lejos de las pistas y sus continuos problemas con el cuerpo técnico, en Madrid le acompaña Marian Vajda, han protagonizado una dura temporada para un tenista que se niega a rendirse. "No pienso en Becker. Boris y yo nos hemos separado y simplemente tenemos caminos distintos y eso es todo. Estoy contento con el equipo que tengo a Marian Vajda y Gebbard Gritsch de vuelta en el palco de equipo y en mi vida y si hay alguien que me conoce bien son estas dos personas. Creo que nos va a llevar un tiempo que mi juego vuelva a ser lo que queríamos pero vamos en el buen camino. Estoy buscando ese ritmo. Puedo entrenar mucho pero la medida auténtica es en partidos como esta. Espero que este sea un buen comienzo".