Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Diego López detiene el lanzamiento de penalti de Leo Messi / EFE

Diego López vuelve a 'volar' en Liga

El portero gallego del RCD Espanyol regresó a la titularidad ocho meses después

3 min

Ocho meses y una sensacional parada en el lanzamiento de penalti de Leo Messi han tenido que pasar para que Diego López volviera a defender la portería del RCD Espanyol en La Liga. Aplaudida su actuación en la histórica victoria ante el Barça del miércoles, tres días después Quique Sánchez Flores recompensó al guardameta gallego con una titularidad liguera que no se producía desde el 19 de mayo.

En el último encuentro de la temporada pasada, Diego López (36 años) cerró en Granada una gran temporada en la que disputó 35 partidos ligueros y en la que fue indiscutible en el once inicial de Sánchez Flores. No obstante, el verano y una inoportuna lesión cambiaron de forma radical el panorama dejando al ex del Real Madrid en un confinamiento del cual solo salió en los encuentros de Copa del Rey. Hasta este sábado ante el Sevilla (0-3).

El regreso de Pau López (23 años) tras un infructuoso paso por el Tottenham de Mauricio Pochettino y una bursectomía que apartó del césped a Diego López propició la aparición del canterano bajo palos en Sevilla en el inicio de la presente campaña. Su buen rendimiento a pesar de la dinámica irregular del equipo le valió la inmunidad bajo palos. No obstante, una vuelta después, el cambio de porteros ya es una realidad.

¿Cambio definitivo?

Con la renovación de Pau López en punto muerto - el futbolista queda libre en junio - son varias las lecturas que se hacen del cambio en portería. Desde la titularidad en forma de premio tras la gran actuación de Diego ante el Barça hasta que vayan a disputar una vuelta cada uno, pasando por un posible castigo al joven cancerbero blanquiazul por su poca disposición para cerrar un acuerdo que garantice su continuidad en el RCDE Stadium.

Completada los 19 partidos de la primera vuelta, Pau López ha vuelto a ver un partido desde el banquillo mientras Diego completaba una actuación sin sobresaltos - a pesar del resultado - en un cambio que el miércoles parecía puntual y que ahora es ya una realidad