Menú Buscar
La selección española de baloncesto, medalla de plata en Rio 2016 / EFE

El deporte olímpico español repele a las empresas

El compromiso de los patrocinadores con el Plan ADO ha decrecido y preocupa a los organismos nacionales de cara a Tokio 2020

6 min

Dinero, dinero y más dinero. Una lluvia de dinero es por lo que suplica en estos momentos el deporte olímpico español para acudir con garantías a los Juegos de Tokio 2020. La razón no es otra que las ayudas de los patrocinadores para el popular Plan ADO llegan a cuentagotas y están muy lejos de las previsiones que se fijó en su día el Consejo Superior de Deportes (CSD). Hasta el momento, con 21 millones de euros recaudados, a mucha distancia de los 31 millones de euros que se repartieron en Río 2016.

El programa de ayuda económica a deportistas de élite que participan en los Juegos Olímpicos, el famoso Plan ADO, administra y distribuye las aportaciones económicas que realizan las empresas según los resultados de los deportistas en las últimas competiciones internacionales. Gracias a los fondos que aportan estos patrocinadores los deportistas becados pueden entrenarse con la seguridad de que a fin de mes tienen garantizado practicar y competir sin tener que trabajar en otra profesión.

Reducción progresiva

El problema es que la cuantía del Plan ADO, sin embargo, se ha encogido considerablemente desde Barcelona-92. En los Juegos de Río el programa se situó por encima de las 30 millones de euros, frente a los 75 millones de euros de hace 25 años y los 51 millones de euros aportados en Londres 2012. Las empresas, por tanto, también fueron a menos: se pasó de las 22 compañías que colaboraron activamente en los Juegos de Barcelona, a 15 en Londres y 13 empresas en la olimpiada brasileña.

La jugadora de bádminton Carolina Marín con el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete / EFE

La jugadora de bádminton Carolina Marín con el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete / EFE

Este descenso de la inversión en el deporte olímpico, provocado por las consecuencias de recortes presupuestarios y la escasez de recursos financieros, se convirtió en un reto para Tokio 2020, cuando el CSD, el Comité Olímpico Español (COE) y RTVE, los tres socios de este programa de ayuda, se marcaron como objetivo en marzo de este año encontrar para entonces 15 compañías colaboradoras que superasen los fondos conseguidos en Río 2016.

Expectativas incumplidas

Pero con el paso de los meses las expectativas han cambiado. De las 15 compañías, se ha pasado a buscar 13, tres más de la cifra de patrocinadores que hay actualmente, y que han dejado una inversión de 21 millones de euros distribuidos en dos tipos diferentes de patrocinadores: las empresas que tienen la categoría de socio patrocinador, con Caixabank, Coca-Cola, Telefónica y Loterías y Apuestas del Estado (LAE), que aportan 862.500 euros al año; y el grupo de empresas patrocinadoras, donde se sitúan hasta el momento Correos, Leche Pascual, Allianz, Viajes Barceló, Estrella Damm y Cola Cao.

"Buscaremos una manera de igualar la aportación de Río 2016", afirmó José Ramón Lete, presidente del CSD, a inicios de septiembre de este año en el acto de la firma de colaboración con LAE. Alejandro Blanco, presidente del COE, añadió ese día: "Como mínimo tenemos que empatar esos fondos, y a partir de ahí subir un poquitín más el listón para poder darle más apoyo a los deportistas”.

Invertir en deporte

No va a ser fácil. El Plan ADO, instaurado en 1988, ofreció resultados iniciales brillantes, pero el último ciclo, el que va desde 2016 a 2020, está haciendo aguas a pesar de intentar “atraer y seducir” a los patrocinadores invirtiendo en deporte. Para ello, Lete siempre recuerda que los patrocinadores tienen grandes beneficios fiscales derivados de la aprobación en enero del real decreto ley que cataloga la preparación olímpica como acontecimiento de excepcional interés público.

Tokyo 2020 se ha convertido en un reto para el Plan ADO

Tokyo 2020 se ha convertido en un reto para el Plan ADO

Este beneficio fiscal, por eso, puede jugar en contra de los intereses del programa de ayudas. Al estar declarado como ‘'evento de excepcional interés” otorga desgravaciones del 90% sobre las aportaciones. Pero el exceso de eventos con esa calificación hace que algunas de las firmas interesadas en seguir o apuntarse al ADO tengan cubierto su cupo de desgravación para varios años.

La búsqueda, por eso, no decae. Blanco ha recordado en más de una ocasión que el 82% de las medallas olímpicas conseguidas por España corresponden a la época de los planes ADO. "No se pueden entender los resultados del deporte español sin este programa de ayuda", afirma el presidente del COE. Razón no le falta, a pesar de que a las empresas les cueste entenderlo.