Menú Buscar
Los jugadores de Egipto, entrenada por Héctor Cuper, celebrando un gol / EFE

Críticas a la FIFA por aceptar a Chechenia como sede

La selección de Egipto tiene previsto concentrarse en Grozny para el Mundial de fútbol después de descartar hasta 67 alternativas

3 min

La decisión de la FIFA de aceptar que Chechenia acoja la concentración de Egipto para el Mundial de Rusia ha provocado un alud de críticas debido a las acusaciones de violaciones de derechos humanos en esa república rusa. La sede elegida salió de las 67 alternativas presentadas por los organizadores del campeonato.

La FIFA divulgó ayer la lista de las sedes de alojamiento y entrenamiento de las 32 selecciones que disputarán el Mundial de fútbol, y señaló tras conocerse la reacción de la ubicación de la selección de Egipto que evaluará si es idóneo que un equipo se hospede en Grozny, la capital chechena.

Indignante decisión

"La decisión de la FIFA de utilizar Grozny como sede de un equipo mundialista es absolutamente sorprendente e indignante", dijo la subdirectora de Human Rights Watch, Jane Buchanan, en una entrevista para Associated Press. "La FIFA debe revocar esa decisión y cambiar la concentración a otra ciudad", afirmó.

FARE Network, una organización encargada de combatir la discriminación en el fútbol, coincidió en que el organismo europeo del fútbol no debe utilizar a Chechenia como sede. La región no tendrá partidos del Mundial, y nada justifica, según ello, que la FIFA defienda la decisión de incluir a Grozny en la lista de sedes de entrenamiento para los 32 equipos que participarán en el campeonato.

Respuesta oficial

"No tenemos motivos para pensar que la decisión de la federación de fútbol de Egipto de tener su sede en Grozny vaya a tener un impacto negativo en los derechos humanos", dijo la FIFA en un comunicado enviado a Associated Press. "En todo caso, tomaremos las medidas apropiadas de acuerdo con su política de derechos humanos si esta evaluación cambiara en los próximos meses".

Chechenia ha sido escenario de dos guerras separatistas, mientras que su líder Ramzán Kadyrov ha sido criticado por supuestamente cometer abusos de los derechos humanos, aplacar movimientos opositores y perseguir a gais y otros grupos.