Menú Buscar
Philippe Coutinho, el fichaje más caro de la historia del Barcelona, posa junto al presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu / EFE

El gasto en Coutinho enciende las alarmas económicas en el Barça

El fichaje del futbolista, sumado al de Dembelé, devuelven a un primer plano las declaraciones del directivo Albert Soler sobre la viabilidad de club

7 min

“Hoy nos podríamos haber presentado aquí con los fichajes de dos jugadores por un valor de 270 millones de euros”, explicaba Albert Soler, director profesional de fútbol del Barça, en septiembre en alusión a Ousmane Dembelé, ya en el equipo, y a Philippe Coutinho, a quien trataron de incorporar entonces sin éxito. “Eso hubiese sido una irresponsabilidad. Teníamos el compromiso, porque así nos los advirtió el presidente y la junta, de no poner en riesgo el patrimonio del club".

Estas declaraciones pronunciadas en la valoración del mercado de fichajes a principios de septiembre por Soler, quien poco después quedó liberado de sus responsabilidades en el fútbol para centrarse en el resto de secciones, no pueden caer en el olvido. Y menos ahora, apenas cuatro meses después, cuando el FC Barcelona se ha hecho con los servicios de Coutinho.

Fichajes caros

Aunque las cifras no son oficiales, desde el Reino Unido se ha hecho público que el traspaso del brasileño está valorado en 160 millones de euros. Con un pago fijo de 120 millones de euros, a los que añadir otros 40 en variables. De manera, que si se suma el coste total de Dembelé (105 fijos más 40 en variables) y Coutinho, son 305 millones de euros invertidos en los dos fichajes.

Alguien debería dar explicaciones del montante gastado, aunque no el propio Soler, liberado de la dirección del fútbol azulgrana. Si 270 millones euros eran una “irresponsabilidad” en septiembre del pasado año, ¿qué suponen más de 300 ? Sin duda, el club debe tener alguna carta escondida de gran valor que contradiga esta afirmación, y probablemente sea el contrato de los naming rights del estadio.

Dembélé deberá ir a juicio el 21-D

Dembelé, el día de su presentación / EFE

De momento, hay que conformarse con las palabras de Jordi Mestre, vicepresidente de la directiva de Josep Maria Bartomeu, quien ha acompañado a Coutinho en su presentación. Siendo el encargado de responder a cuestiones sobre el fichaje, no ha podido eludir las preguntas sobre el coste del traspaso. “El interés del club siempre ha sido traer a Coutinho”, ha señalado. “La diferencia respecto al verano es que ha habido una rebaja sustancial en las condiciones económicas. Aunque por deseo del Liverpool FC no podemos confirmar las cifras”. Una respuesta que no ha satisfecho la curiosidad de los periodistas.

Mestre ha sido también cuestionado por un posible adiós de Soler, recordando sus palabras de septiembre. "No me consta que haya presentado la dimisión. Ha sido suficientemente importante la rebaja para optar a estos fichajes. Lo importante es que a Dembelé y Coutinho los tenemos con nosotros. Nuestra obligación como junta es que si los responsables deportivos nos piden un jugador y el máximo responsable, que es Óscar Grau, dice que económicamente lo podemos soportar, pues los llevamos a cabo. La solución es fácil”, ha sentenciado.

Tirar de cartera

El actual líder de la liga española ha invertido un dineral en fichajes este curso tras la marcha de Neymar. Repescó a Gerard Deulofeu por 12 millones de euros y contrató a Paulinho por 40. Y buscó suplir el hueco dejado por Alves en el lateral derecho con Nelson Semedo, contratado por 35 millones. Si a esas cantidades se le suman los traspasos de Dembelé (145), y Coutinho (160), sale un total de 392 millones de euros. A los que habría que sumar los 12 millones en que está valorado el traspaso del defensa colombiano Yerry Mina, en caso de confirmarse su incorporación a la plantilla de Ernesto Valverde en este mercado de invierno.

En cambio, los ingresos son los 222 millones por Neymar y otros 4 millones por Tello, fichado por el Real Betis, que pueden llegar a ser 5 si se cumplen una serie de variables. De manera que el balance negativo es de 165 millones de euros a la espera de que se concreten el adiós de Mascherano y la llegada de Mina. Además de otras posibles marchas, como las de Aleix VidalArda Turan.

Otro modelo de mercado

“El mundo del fútbol está cambiando. Hace dos años, hablar de 100 millones de euros por un jugador era una barbaridad. Y el año pasado ya Pogba supuso un punto y aparte”, reconocía en septiembre Soler. “Estábamos acostumbrados a un modelo de mercado en el que los clubes tradicionales éramos los principales actores. Ahora, son los países, los multimillonarios y los grupos financieros los agentes principales del mundo del fútbol”.

El directivo del Barça Albert Soler antes de una rueda de prensa / EFE

Albert Soler, ex director de deportes profesionales del FC Barcelona, sigue ligado al club / EFE 

Y Soler defendía la postura del club: “Nosotros no entraremos en el juego de un mercado inflacionado. Un club de 155.000 socios debe gestionarse con coherencia y responsabilidad”. Además, recordaba, en alusión al PSG, que “hay clubes que ponen en duda las propias normas financieras”, y se mostraba rotundo con el peligro económico que se acechaba: "No cruzaremos líneas rojas que pongan en riesgo la integridad del club”.

Masa salarial

Otro de los problemas a los que se enfrenta el FC Barcelona es el insostenible peso de la masa salarial. Antes del fichaje de Coutinho, cuyo sueldo no se ha filtrado, ya representaba el 84%. Una cifra desmesurada, muy por encima del 55% recomendado y del límite del 70% para un club que tiene previsto abonar 588 millones de euros en nóminas este curso.

La llegada del brasileño alterará esa cifra en crecimiento. Aunque el club se beneficie del adiós de Mascherano, cuyo sueldo está en la franja alta, a la espera de que se concreten otras operaciones que pueda aligerar los pagos de la entidad, las líneas rojas de las que siempre habló el responsable de deportes profesionales del Barça, Albert Soler, siguen presentes salvo que alguien lo desmienta. Y por ahora hay silencio absoluto.