Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Copa del Rey hará que se disputen encuentros en Cataluña durante la primera semana de 2018 / EFE

El fútbol, ajeno a la política y a la Navidad en Cataluña

Los octavos de la Copa del Rey, con la presencia de tres equipos catalanes, harán posible que haya competición los primeros días del 2018

8 min

Como si en Cataluña no se vislumbraran suficientes emociones en las próximas fechas, el deporte ha contribuido aportando su granito de arena. En una época tan marcada por las tradiciones como es la Navidad, hay algunas que ya no se mantienen intactas o perennes al paso de los años. Ni siquiera el partido de la selección catalana se jugará ahora.

En el ámbito futbolístico en España, las fiestas navideñas siempre han implicado un descanso donde las competiciones llevaban a cabo un alto el fuego. Lo que desde tiempos pretéritos se ha conocido como parón festivo ya no es ni parón ni tampoco festivo. Con la llegada de 2018, ni en momentos tan destacados como los que se avecinan el balón dejará de rodar en Cataluña con motivo de una Copa del Rey dispuesta a repartir regalos y carbón por igual.

El 'Boxing Day'

Como si de emular el trepidante Boxing Day inglés se tratara --así se conoce la jornada de fútbol en la Premier League que se lleva a cabo en pleno festejo navideño--, en España los futbolistas y aficionados tampoco tendrán excesivo tiempo para comerse los turrones y a más de uno es posible que se le atraganten según como vaya el devenir de los suyos en la competición del KO.

Con el Mundial de Rusia a la vista, el calendario de la presente temporada ha sufrido una permuta que no da prácticamente respiro. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) se las ha ingeniado para que la Copa del Rey siga su cauce y los octavos de final de la competición, sorteados ayer martes, vuelvan a casa por Navidad disputándose los respectivos encuentros entre el 3 y el 12 de enero.

El clásico despide el 2017

Si bien es cierto que la competición de Liga bajará el telón el 23 de diciembre (dos días después de las elecciones catalanas) y lo hará por todo lo alto con un clásico entre Real Madrid y Barça, los aficionados no tendrán que esperar más de una semana para repetir emociones, algo inaudito en el fútbol español.

Con la resaca de fin de año todavía duradera en alguno y con la ilusión de los niños con la próxima visita de los Reyes, los de Oriente en este caso, los octavos de final harán acto de presencia para abrir 2018 en una Cataluña que vivirá tres encuentros coperos en tan solo siete días.

Tres clubes catalanes presentes en los octavos de la Copa del Rey

Tres clubes catalanes presentes en los octavos de la Copa del Rey / RFEF

Barça, Espanyol y Lleida son los tres conjuntos catalanes que se mantienen vivos en la competición copera y que ya saben que la primera semana de mes la tendrán ocupada. A falta de conocer fechas y horarios definitivos, el próximo 3 de enero el RCD Espanyol recibirá en el RCDE Stadium al Levante, y el Lleida jugará en el Nou Estadi ante el Atlético de Madrid, mientras que el Barça será el único que competirá a domicilio (en Vigo ante el Celta).

Vacunarse ante el Celta de Unzué

Los azulgranas, dominadores de una competición a la que tienen tomada la medida, son los peor parados del sorteo. El azar les ha emparejado ante el Celta de Unzué, que el sábado ya mostró sus prestaciones convirtiéndose en el primer equipo que logra puntuar en el Camp Nou en la vigente temporada.

Unzué (Celta) volverá a medirse ante su exequipo

Unzué (Celta) volverá a medirse ante su exequipo / EFE

Con el exazulgrana en el banquillo, los vigueses siguen mostrándose como una de las piedras de toque más complicadas de superar para un conjunto catalán que deberá volver a enfrentarse a la siempre enrevesada visita a Balaídos, aunque lo hará con el salvavidas puesto en forma de partido de vuelta en el Camp Nou el próximo 10 de enero.

El premio gordo cae en Lleida

Dos minutos han separado la opuesta fortuna que han corrido los dos únicos supervivientes de Segunda B. Mientras instantes antes el Formentera veía como su ilusión de hacer caja con la Copa se desvanecía al quedar emparejado con el Alavés, en un duelo poco atractivo para el aficionado local, al Lleida le caía uno de los tres premios gordos.

Ni Barça ni Madrid pero sí el Atlético, la alegría de los futbolistas del conjunto catalán estaba justificada al conocer que los del Cholo Simeone serán los encargados de visitar el Camp d’Esports de Lleida el próximo día 3, sin olvidar el añadido de poder disfrutar del recién estrenado Wanda Metropolitano de Madrid.

El Camp d'Esports de Lleida prácticamente vacío tras la gesta de los suyos en Anoeta

El Camp d'Esports de Lleida prácticamente vacío tras la gesta de los suyos en Anoeta / Twitter: DaniCatRadio

A la espera de conocer cuál será el precio de las entradas para el choque de ida, los catalanes ya se frotan las manos con la visita rojiblanca a un estadio que el pasado sábado, tras la hazaña histórica que lograron los suyos en Anoeta, volvió a la triste realidad de una Segunda B donde los aficionados escasean en busca de una gloria que por ahora anda lejos de sus asientos.

Licencia para soñar en el RCD Espanyol

Más benevolente ha sido el azar con un RCD Espanyol necesitado de sueños e ilusiones. Con un equipo que no acaba de dar el paso que se le exige y una afición hastiada con lo que ve sobre el césped --la cifra de asistencia al RCDE Stadium sigue disminuyendo con la ayuda de unos horarios aciagos--, el emparejamiento ante el Levante permite a los blanquiazules creer en ir más allá en la Copa emulando gestas pasadas.

Dispuestos a fantasear, los primeros días de enero traerán consigo la emoción intrínseca de un deporte que cada vez adquiere más espacio y protagonismo en el calendario anual de los aficionados.