Menú Buscar
La pasada edición de la Copa del Rey se disputó en el Buesa Arena de Vitoria / ACB

La Copa del Rey de básquet dejará 20 millones de euros en el cesto

Las Palmas sustituye su carnaval por la gran fiesta deportiva y económica del torneo más preciado de la ACB

6 min

Desconvocada la huelga que hizo peligrar la fiesta del básquet español, Las Palmas deja en el armario el Carnaval para acoger a partir de este jueves, en el Gran Canaria Arena, uno de los torneos más lucrosos de este deporte: la Copa del Rey, el evento más importante organizado por la Asociación de Clubes Baloncesto (ACB), que sitúa un retorno económico estimado de 20 millones de euros para su sede.

Las estimaciones del impacto económico del torneo en la isla canaria las maneja con suma habilidad el catalán Gerard Freixa, el director de la Copa del Rey, que ejerce en la ACB de jefe financiero y de eventos. Este gerundense, de 51 años, es un experimentado gestor que ha conseguido con todo su equipo que este evento de baloncesto deslumbre en Europa por su alcance deportivo y potencial económico. Solo superado a nivel nacional por la poderosa NBA.

Máquina de euros

El canon a pagar es fijo, un millón de euros, y el retorno acostumbra a multiplicarse con más o menos holgura. Los cálculos extraídos por la consultora encargada del estudio, la agencia Agnis Media, prevén que genere 20 millones de euros a partir de dos principales “pilares”: el dinero que deja la afición (taxis, restaurantes, hoteles, actividades de ocio) y el impacto publicitario que supone asociar las campañas de anuncios a la marca “Copa-Gran Canaria” de baloncesto.

Gerard Freixas, director del torneo, en la presentación de los abonos / ACB

Gerard Freixa, director del torneo, en la presentación de la venta de abonos / ACB

Los números son de aúpa: en cuatro días de baloncesto puro, el Gran Canaria Arena conseguirá unas marcas que refrendan la importancia del torneo. Se calcula un impacto de 100 millones de personas en medios de comunicación; 2.000 noticias en medios impresos que alcanzan a 400 millones de lectores; 5.000 noticias en medios digitales con impacto en 600 millones de internautas, y una retransmisión que llegará a más de 140 países de cuatro continentes.

Con estos números es normal que todos, patrocinadores y aficionados, quieran estar presentes en este acontecimiento deportivo de gran magnitud. El problema es que el pabellón del Gran Canaria Arena solo puede reunir en sus gradas a 10.000 aficionados, lejos de los 15.500 que presentó en cada jornada la instalación del Buesa Arena de Vitoria el pasado año, por lo que el techo económico del campeonato difícilmente pueda ser superado.

Movimiento de hinchas

Aun así, el color del Carnaval será sustituido por el color de las aficiones, que ya han asegurado su presencia. Las jornadas de cuartos de final se pueden seguir cada una desde 40 euros a 150 euros; las semifinales, desde 50 a 160 euros, y la gran final, desde 70 a 190 euros. Eso sí, una silla en la pista se paga a 500 euros. Los aficionados locales, del Gran Canaria, obviamente serán mayoría, pero ya está confirmado que del Baskonia acudirán mil hinchas, 800 del Real Madrid y unos 600 del FC Barcelona Lassa. Entre todos, la organización calcula que acudirán más de 6.000 personas de fuera de la isla, un movimiento humano más importante que el Carnaval.

El balón de la Copa del rey es exclusivo para el torneo / ACB

El balón de la Copa del Rey es exclusivo para el torneo / ACB

La Copa del Rey no solo se disputará en la pista del pabellón canario. Las Palmas acogerá paralelamente al evento un sinfín de actividades donde las marcas comerciales buscan su visibilidad fuera del recinto. Son cuatro áreas repartidas por la capital grancanaria pensadas exclusivamente para los aficionados, con torneos de minibásquet o e-sports, ofertas de restauración de hasta una treintena de locales, partidos de básquet playa y exposiciones de fotos.

Pasión por la canasta

Estas cuatro zonas están englobadas en lo que se ha denominado la Fan Zone Movistar, otra idea más del equipo de Freixa para trasmitir la pasión del baloncesto a la gente que no lo tiene y alimentar a todos los que ya lo llevan en la sangre. Este gran espacio, que permanecerá abierto del 15 al 18 de febrero, permite a quien se acerque hasta allí disfrutar de todas las actividades preparadas por la ACB y sus patrocinadores principales. Desde Movistar a El Corte Inglés, Kia, CaixaBank y Endesa, entre otros, todos tienen su actividad determinada para contribuir al torneo.

Cómo no, para que este espectáculo funcione, hay que poner en marcha su apasionante formato, con la muerte súbita y los ocho equipos, un tamaño ideal que siempre incluye al equipo local. Este año, como siempre, con el Madrid, vigente campeón, y el Barça, aunque esté en horas bajas, como equipos a batir. Valencia, Unicaja, Fuenlabrada, Baskonia, Iberostar Tenerife y el anfitrión Gran Canaria serán los outsiders de este torneo corto, eliminatorio y en el que el espectáculo siempre está asegurado. Por eso es la joya de la ACB.