Menú Buscar
Cristiano celebra su gol ante la desesperación de Leo Messi

El clásico golpea con fuerza a Bartomeu

Los resultados deportivos han dejado de maquillar la pobre gestión de una junta cada vez más acorralada

15.08.2017 00:00 h.
9 min

Contra viento y marea, superando oleajes de altas dimensiones y siempre con Leo Messi como salvavidas. Así es como la junta de Josep Maria Bartomeu, cómplice de un desastre, ha sobrevivido día tras día a una pésima gestión, a los problemas continuos y se ha resguardado de una tormenta que ha empapado al Barça pillándole sin paraguas hasta dejarle sin rastro de sus signos de identidad.

Si las botas del mejor futbolista del mundo habían sido el mejor aliado de Bartomeu junto a la icónica imagen que transmitía la MSN, el triplete del conjunto Luis Enrique le lanzó hacia una presidencia de la que podría caer en las próximas semanas, lo cierto es que ahora ni la magia del mejor hechicero futbolístico parece suficiente para rescatarle en su caída.

La derrota en el primer clásico oficial de la temporada fue tan solo la constatación de la caída del Barça, irreconocible y sumergido en una espiral donde el Real Madrid le ha pasado por encima sin prácticamente hacer ruido en las últimas dos temporadas rompiendo una hegemonía azulgrana que, hasta no hace mucho, parecía difícil de derrocar.

El Camp Nou animó al Madrid

Un ruido que sí hizo acto de presencia este domingo en el Camp Nou cuando el Real Madrid marcaba los goles y liquidaba las opciones azulgranas de cosechar el primer título de la temporada, en una estampa que ruborizó a los pocos socios que cambiaron sus vacaciones por ver a los suyos y se encontraron con más camisetas de Cristiano que de Messi.

El Camp Nou presentó la peor entrada en un clásico de la última década

El Camp Nou presentó la peor entrada en un clásico de la última década / EFE

Como si de Miami se tratara o, incluso por momentos, el Santiago Bernabéu, el templo azulgrana disfrutó, coreó y celebró los goles del portugués, la magia de Isco y el talento de Asensio, el futbolista que va camino de erigirse como una estrella mundial y que pudo ser azulgrana por solo cuatro millones de no ser por otra de aquellas memorables decisiones de la junta azulgrana.

Todo ello propiciado por una directiva que en su intento de tratar al Barça como una pyme se olvidó de que en el fútbol hay algo más allá de los números. Obligando a los socios a pasar por caja, la no incorporación del encuentro de la Supercopa ante el Madrid en el abono favoreció un Camp Nou adornado de turistas y aficionados madridistas, en la peor entrada de un clásico en la última década, que hicieron del santuario azulgrana un baño de masas para los futbolista de Zinedine Zidane.

Las calabazas del mercado

Como si de aprender de su homólogo Florentino Pérez se tratara, Bartomeu y cía eran y son conocedores de que la mejor solución a la desilusión de una afición en verano llega a base de invertir una indecente cantidad de billetes en el mercado estival. Pero ni por esas.

Mientras en la capital española soliviantaban las crisis a base de talonario incorporando a estrellas mundiales, el intento de réplica en Barcelona lo único que ha hecho es agravar las cosas, con 222 millones de euros en caja muertos de risa y sin ningún fichaje de relumbrón a falta de 16 días para el cierre del mercado.

Neymar debutó con gol en la victoria del París Saint Germain

Neymar debutó con gol en la victoria del París Saint Germain / EFE

En busca de un golpe en la mesa con la incorporación de Verratti, el Barça se llevó uno en la cara cuando en un visto y no visto se encontró con que el Paris Saint Germain le había birlado a Neymar. Con el dinero llegado desde Qatar, aquel que tanto valor tenía para la junta de Rosell, los franceses dejaron patente la zozobra que se vive en unas oficinas azulgranas, con burla incluida, donde solo han podido cerrar tres fichajes, dos de ellos (Semedo y Deulofeu) apuntando directamente al banquillo de un estupefacto Ernesto Valverde.

Paulinho por Samper

El Txingurri, un técnico al que siempre le ha gustado dar la alternativa a los más jóvenes, ha visto como en el Barça tan solo quedan sombras de aquel club que en su día fue la envidia de Europa por su apuesta por el fútbol base y el protagonismo del mismo en el primer equipo.

Con el acceso al Camp Nou taponado para los más jóvenes, algunos ya buscan alternativas en Europa, el Barça quiso contrarrestar el efecto de la derrota en el clásico con el anuncio de un fichaje pero la fórmula falló.

El Barça ha comunicado a Samper que debe buscarse equipo

El Barça ha comunicado a Samper que debe buscarse equipo / EFE

Ni Paulinho ilusiona ni las consecuencias de su llegada alientan al socio. Mientras repetían por activa y por pasiva su preocupación por la cantera, la junta directiva de Bartomeu ha demostrado en solo un día lo contrario. Tras hacer oficial la llegada del internacional brasileño de 29 años procedente del fútbol chino, la dirección deportiva del Barça le enseño este lunes la puerta de salida a Sergi Samper, uno de los grandes talentos y esperanzas de la Masía desde su llegada con seis años.

Samper, cansado de aguardar una oportunidad que no llega en el club de su vida, no quiere ni oír hablar de una nueva cesión y exige a la dirección deportiva que le de la carta de libertad en lo que sería una nueva marcha de una promesa azulgrana, otra más que sale desenamorada de la que fue un día su casa.

Benedito aguarda impaciente

Con el club imputado, la cantera menospreciada y con el equipo a la sombra del Madrid, la figura Benedito adquiere un protagonismo que ni él mismo pudo imaginar cuando anunció su voluntad de liderar una moción de censura que empezará el próximo 1 de septiembre.

La incredulidad con la que se recibió su propuesta, dada la dificultad de reunir las 16.500 firmas necesarias para empezar el proceso, ha dado paso a una dosis de realidad donde cada vez se ve más viable que tenga éxito su moción y en la que este largo verano parece que acabará dándole todavía más motivos para el optimismo.

Con la soga al cuello y en una peculiar contrarreloj sin margen de error, mientras la tormenta arrecía y golpea cada vez con más virulencia, la actual junta del Barça tiene menos de 16 días para encontrar a base de talonario en el mercado un puerto donde resguardarse de un desastre que podría acabar arrastrando el barco de Bartomeu y compañía hacía lo más profundo del fondo del mar.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información