Menú Buscar
Partido del Mundial entre Australia y Perú disputado en Sochi este martes / EFE

China se cuela como mecenas del Mundial

Las marcas comerciales del gigante asiático han gastado en publicidad más del doble que los países occidentales

27.06.2018 00:00 h. Actualizado: 26.06.2018 21:25 h.
4 min

Pese a la ausencia de su selección, China dejará su huella en el Mundial de Rusia. Tanto en el sector comercial como en el financiero. Y gracias a su patrocinio: las compañías chinas invertirán aproximadamente más de 700 millones de euros en publicidad para el Mundial, gastando más del doble de lo que hará Estados Unidos y mucho más que los 54 millones de la anfitriona.

China está compitiendo con sus marcas en el patrocinio del Mundial frente a las potentes Adidas, Coca-Cola, Visa y McDonald's. Son las chinas, la mayoría, firmas desconocidas para el público occidental, pero líderes sólidos en sus respectivos sectores en Asia, que ahora se han lanzado con siete compañías a esponsorizar un campeonato cuando hace ocho años, en Sudáfrica, edición histórica para España, solo hubo una marca china representada.

Siete anunciantes

Con su presencia en las vallas publicitarias laterales de los estadios y en anuncios, antes y después de los partidos, las compañías chinas esperan que muchos de los tres mil millones de televidentes que se espera que vean el evento se familiaricen con Hisense (electrónica), Mengniu (lácteos), Vivo (móvil), Wanda (cadena de cine), Yadea (scooters eléctricos), Diking (moda) y Luci (tecnología), las siete que se han apuntado al campeonato, siendo Dalian Wanda Group la más conocida.

Conferencia del acuerdo entre la FIFA y Hisense, uno de los mayores fabricantes chinos de productos electrónicos  / FIFA

Conferencia del acuerdo entre la FIFA y Hisense, uno de los mayores fabricantes chinos de productos electrónicos / FIFA

Todas ellas representan el Campeonato del Mundo el negocio chino con el fútbol. La presencia y visibilidad de las marcas responden a la estrategia de gigante asiático por convertirse en una superpotencia en el mundo del balompié. Para ello, el Partido Comunista Chino ha enumerado 50 puntos para que China consiga este objetivo, entre otros la creación de 20.000 centros de entrenamiento, 60.000 campos de fútbol nuevos y 50 millones de jugadores para 2020. Algo que costará mucho conseguir a nivel deportivo, ya que la selección se encuentra en el puesto 73 del ranking FIFA, pero que sí está avanzando a pasos agigantados a nivel empresarial.

En este sentido, los ricos empresarios chinos han invertido 2.500 millones de euros (según el New York Times) en el fútbol internacional en los últimos años. En la actualidad, una treintena de clubes, desde Manchester City hasta FC Sochaux, desde Milán hasta Slavia Prague, desde Aston Villa hasta Birmingham, pasando por el RCD Espanyol, están en manos su totalidad, o en parte, por multimillonarios chinos o presuntos chinos.

Acto de presentación del patrocinio

Acto de presentación de la marca china de productos lácteos Mengnieu en la sede de la FIFA / FIFA

La cuestión es popularizar el fútbol, creciendo con el balón en los pies y los bolsillos llenos. En este sentido, nada mejor que la Televisión Central China (CCTV), con unos 900 millones de espectadores, para hacer llegar las imágenes del Mundial de Rusia. Derechos televisivos por los que ha pagado entre 250 y 350 millones de euros por esta edición y la de 2022, en los que se cree que obtendrá más de 600 millones en publicidad, enviando unos 70 profesionales a cubrir el torneo.

De una u otra manera, el objetivo es que el Mundial, con marcas y televisiones, esté presente para China, donde queda patente el creciente interés por el mundo del fútbol y los rumores de su intención por acoger el Campeonato del Mundo de 2030. En eso está el Partido Comunista y, como no, sus marcas.