Menú Buscar
El RCD Espanyol volverá a los entrenamientos en seis días

Cesiones para olvidar en el RCD Espanyol

El club blanquiazul no encuentra soluciones en el retorno de seis futbolistas en préstamo

7 min

No está siendo el mejor verano para el RCD Espanyol. Sin cerrar ninguna de las esperadas incorporaciones para cubrir las necesidades que planteó Quique Sánchez Flores a la dirección deportiva, la operación salida tampoco está resultando sencilla en un contexto donde el juego limpio financiero sigue más presente que nunca bloqueando cualquier intención de mover ficha por parte del club blanquiazul.

A seis días de iniciar la pretemporada, sin nuevas caras que presentar, echar la vista atrás en busca de viejos conocidos tampoco es un opción viable para el Espanyol. En una temporada que se presentaba importante en relación a los jugadores cedidos (muchos de ellos debían asumir a corto plazo un cierto protagonismo en Cornellà-El Prat), lo cierto es que el balance extraído de sus periplos en los distintos clubes es desolador salvo en excepciones y no permite vislumbrar con cierto optimismo su vuelta a casa.

Prácticamente descartados por Quique Sánchez Flores, los futbolistas Rober Correa, Pau López, Joan Jordán, Paco Montañés, Jairo Morillas y Adrián Dalmau vuelven pero difícilmente para quedarse. A pesar de que los cuatro primeros comenzarán la pretemporada, los jugadores que regresan tras la cesión son conscientes de que su continuidad pende de un hilo y que la fórmula del préstamo no ofrece ninguna garantía ni para ellos ni tampoco para el club, dispuesto a hacer caja tal y como ocurrió con Mamadou Sylla.

Expediente X

Uno de los casos más claros que reflejan el annus horribilis del Espanyol con la cesiones es el de Pau López. En una operación digna de análisis, a pesar del interés mostrado por Mauricio Pochettino (técnico del Tottenham) en hacerse con sus servicios el verano pasado, el barcelonés no disputó ni un solo minuto en encuentro oficial con el primer equipo del Tottenham, que mantuvo al guardameta sumido en el ostracismo y en reiteradas ocasiones apartado de la convocatoria.

En un verano donde su figura como comodín de Diego López adquiere cierto valor tras la más que probable salida de Roberto, la inactividad en la Premier es un hándicap que deberá superar en los primeros días de la pretemporada con Sánchez Flores, quien no vería con malos ojos contar con el portero sub-21 siempre que entienda cuál será su rol.

RCD Español cedidos

Sin opciones

Prácticamente descartados para el nuevo RCD Espanyol están Paco Montañés, Adrián Dalmau y Jairo Morillas. Si la temporada pasada su continuidad ya estaba en entredicho y contaban con pocas opciones de tener un hueco en la primera plantilla, sus pobres números esta campaña en sus respectivas cesiones han acabado de dilapidar cualquier opción de vestir la camiseta perica en un futuro cercano.

En un rol secundario y sin hacerse con un hueco en el once tipo de Juan Ramón López Muñiz (técnico del Levante), Montañés formó parte de forma superficial del ascenso del Levante a Primera División: 883 minutos y un gol son el resumen del paso del centrocampista por el Ciutat de Valencia. Podría seguir si la entidad granota acaba optando por su compra para adquirir a un jugador con experiencia en la nueva categoría.

Otro futbolista que militó en Segunda División pero tampoco dispuso de oportunidades fue Adrián Dalmau. Ni su estancia en el Numancia ni después en el Mallorca se transformaron en opciones para un delantero que ya sabe que debe buscarse un nuevo acomodo tras conocerse que el club le espera para ofrecerle tan solo una ficha en el filial, que militará en la Tercera División.

Un caso distinto a los anteriores es el de Jairo Morillas. Fijo en el ataque del Numancia (disputó 18 encuentros), una lesión en el tendón de Aquiles le obligó a poner punto y final a la temporada en abril frenando así en seco su progresión. Aún en proceso de recuperación, los meses de inactividad van en contra de sus posibilidades de seguir en Cornellà-El Prat y, si nada cambia, deberá salir.

Las excepciones

Por fortuna para Quique Sánchez Flores y la dirección deportiva del Espanyol no todas las cesiones han sido infructuosas durante la pasada campaña. En tres casos en particular, el club ha podido observar como futbolistas de la entidad han adquirido un cierto protagonismo en sus respectivas salidas e incluso en uno de ellos el Espanyol ha obtenido un beneficio económico.

Destacando en Bélgica, Mamadou Sylla ha conseguido convertirse en un indiscutible en el KAS Eupen: 39 encuentros, 3.235 minutos y 13 goles le han servido para que el club belga haya pagado los 2,5 millones para hacerse con sus servicios dejando, hasta ahora, el único ingreso del Espanyol este verano junto a los 400.000 euros obtenidos por Rubén Duarte.

Sin salida confirmada y con nulas opciones de continuar en el primer equipo se encuentran Joan Jordan y Rober Correa, el primero de ellos vendido ya al Eibar. El centrocampista ha completado un buen año en el Valladolid, con el que tenía un acuerdo de continuidad si el equipo vallisoletano conseguía el ascenso a Primera División, disputando 37 encuentros y anotando 3 goles mientras que el lateral ha hecho lo propio en el Elche contando con 2.163 minutos y siendo titular indiscutible en el Martínez Valero.

Ambos casos son sin duda las únicas alegrías veraniegas en forma de retorno para un Espanyol que deberá replantearse el modelo de las cesiones si no quiere volver a echar la vista atrás en busca de conocidos y no encontrar a nadie.