Menú Buscar
Dani Ceballos, nombrado mejor jugador del último campeonato sub-21, jugará en en Real Madrid / EFE

El fichaje de Dani Ceballos por el FC Barcelona se esfuma

El bético jugará en el Real Madrid después de que el club azulgrana no haya podido convencerle

3 min

La intensa agenda de Josep Maria Bartomeu de estos últimos días, concediendo entrevistas exclusivas para los medios y reuniéndose con las peñas, se ve salpicada de tachones en rojo de las cosas que más quiere y preocupa a la afición: los fichajes. El último frustrado es el de Dani Ceballos, que ya habría dado el al club blanco después de que el Barça haya sido incapaz de convencer al jugador.

Según informan este sábado los diarios deportivos madrileños As y Marca, así como diversos medios andaluces muy ligados al beticismo, Dani Ceballos y el Betis habrían rechazado la oferta del FC Barcelona y aceptado la del Real Madrid, por la cual el internacional sub 21 fichará por el club madridista para las próximas seis temporadas.

Detalles de la operación

El Real Madrid para hacerse con el jugador pagará al Betis 18 millones de euros en tres plazos, repartiéndose en 15 millones de euros de la cláusula de rescisión y tres millones para Dani Ceballos.

El mano a mano que los dos clubes han mantenido con Dani Ceballos acaba con una nueva victoria del conjunto blanco, que últimamente ha vencido en todas las batallas que han librado por adquirir un jugador, como sucedió con Marco Asensio, el jovencísimo brasileño Vinícius Júnior y hasta hace bien poco con el francés Theo Hernández.

Nueva táctica

El Barça, que anunció a bombo y platillo esta semana la renovación de Leo Messi, necesita entrar de lleno en el mercado de fichajes. Para ello, Robert Fernández, secretario técnico del club, deberá de avanzar en todos los frentes que tiene abiertos para acabar de confeccionar la plantilla de este año, cambiando de táctica si es necesario.

En este sentido, con la posible incorporación de Marco Verratti, hasta el momento sin resultado, el club ha decidido armarse de paciencia para que el presidente del PSG acabe entrando en razón y vea que no es posible retener a un jugador contra su voluntad. La misma paciencia que necesitará el socio azulgrana a este paso.