Menú Buscar
Sandro Rosell y Ricardo Teixeira, expresidente de la CBF / CG

'Caso Rosell': ¿quién es la víctima del delito?

La defensa de los investigados clama al tribunal que la Confederación Brasileña de Fútbol no se siente perjudicada por las comisiones

3 min

Cuando se habla de delitos y, en especial, de delitos mercantiles, resulta obligatorio precisar la figura del “perjudicado”, es decir, la víctima del delito, la persona o entidad jurídica estafada, expoliada, sisada en definitiva, engañada por el presunto autor.

El fiscal de la Audiencia Nacional Vicente González Mota, que acusa al expresidente del Barça Sandro Rosell y a su amigo y socio, el gestor andorrano Joan Besolí, sostiene que ambos han de permanecer en prisión porque persiste el riego de que “los investigados puedan actuar contra bienes jurídicos de la víctima, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF)”.

En los recursos que ambos investigados presentaron en la sala de lo penal de la audiencia se hacia mención a un informe oficial de dicha entidad brasileña, con fecha 21 de junio de este año (es decir, tres semanas después de la detención de ambos) y firmado por el secretario general, Walter Feldman.

Informe lapidario

En ese informe se acreditaba que el organismo que regula el fútbol en aquel país “no se siente perjudicado por la actuación de Rosell, Besolí y el resto de imputados”. Tal y como se recoge en ese documento que reproduce este medio, “la CBF es una entidad privada, de carácter deportivo que no ejerce ninguna función delegada por el poder público”. De esta forma, ese organismo y las defensas de los imputados por la Audiencia Nacional tratan de diluir las acusaciones o sospechas de corrupción: las comisiones se habrían producido entre particulares y no con dinero público.

brasil futbol confederacion

Declaración de la Confederación Brasileña de Fútbol

El fiscal no lo ve

El documento parece incontestable. Sin embargo, tanto la instructora como la sala de lo penal de la audiencia consideran esos argumentos “insuficientes para desvirtuar las acusaciones” contra Rosell y Besolí, encarcelados desde el día 25 de mayo bajo la acusación de blanqueo de capitales y pertenencia a banda criminal. 

Ambos comparten celda en el módulo 4 de la cárcel de Soto del Real. Insisten en que efectivamente el dinero se movió entre Brasil y Andorra (sin pasar por España) pero que esos 15 millones en comisiones que se repartieron Rosell y su amigo Ricardo Teixeira (expresidente de la CBF) no proceden de ningún delito, y menos del de corrupción”. El informe de la confederación concluye que no solo no se siente prejuiciada sino que no ha presentado reclamación económica alguna.