Menú Buscar
Carlos Sainz celebra su segundo Dakar en Córdoba (Argentina) / EFE

Carlos Sainz gana su segundo Dakar

El piloto español se impone ocho años después en una de las ediciones del rally más duras de los últimos tiempos

5 min

Grande. Poderoso. Eterno. Es Carlos Sainz, un piloto para la historia que hoy en Córdoba (Argentina) ha conquistado con su Peugeot el Dakar por segunda vez en su carrera. Y lo ha hecho en la cuadragésima edición del rally, la décima que se celebra en Sudamérica, considerada la más dura de la última década, en la que menos de la mitad de los pilotos que tomaron la salida han conseguido acabarlo.

A diferencia de su primer Dakar ganado en 2010, cuando la ventaja que obtuvo sobre el catarí Nasser Al-Attiyah fue muy ajustada, esta vez el español ganó la carrera con un amplio margen sobre sus rivales, con el piloto árabe nuevamente en segundo lugar, pero a una distancia de más de 44 minutos.

Al volante de Peugeot

Con su triunfo, Sainz salvó el honor de Peugeot, que comenzó la carrera con cuatro coches muy superiores al resto y el objetivo de copar el podio como lo hizo el año pasado, pero la marca francesa se tuvo que conformar con la primera posición del español, seguido de los Toyota de Al-Attiyah y del sudafricano Giniel De Villiers.

El madrileño completó un rally casi redondo, en el que por primera vez en seis años no tuvo ningún accidente ni percance mecánico que le rompiera la ilusión, como los que le dejaron fuera de carrera en las cinco ediciones anteriores.

Continuos abandonos

Esta vez Sainz tuvo la suerte de cara y recorrió los cerca de 9.000 kilómetros de este Dakar que pasó por Perú, Bolivia y Argentina sin casi incidentes de importancia, mientras que por el camino se fueron quedando sus compañeros de equipo, los pilotos franceses Stéphane Peterhansel, Sébastien Loeb y Cyril Despres, sus rivales más directos por el título.

Carlos Sainz conduciendo su Peugeot hoy hacia la victoria / EFE

Carlos Sainz conduciendo su Peugeot hoy hacia la victoria / EFE

El español supo mantener el tipo durante las cinco primeras etapas disputadas íntegramente en el desierto de Perú, donde la navegación era fundamental, y logró salir de la arena en segundo lugar de la general, a media hora de distancia de Peterhansel. Ya en el altiplano de Bolivia, el francés cedió el liderato de la carrera a Sainz en un accidente en el que perdió cerca de dos horas para reparar su coche, por lo que el madrileño se dedicó a administrar su ventaja durante la segunda semana de la carrera.

Ni siquiera la momentánea penalización de diez minutos que recibió por no detenerse a comprobar el estado de un piloto holandés de quads que denunciaba haber sido golpeado por su coche durante un adelantamiento puso en peligro su primer lugar, menos aún cuando a los dos días se la quitaron al no haber pruebas de dicho impacto.

Feliz celebración

Tras celebrar encima de su coche el triunfo junto a su copiloto Lucas Cruz, Sainz manifestó sentirse "muy feliz" y consideró que "es una merecida recompensa al trabajo hecho con Peugeot durante los últimos cuatro años para crear y diseñar un coche ganador", un prototipo hecho especialmente para arrasar en el Dakar.

El español recordó que Peugeot ya había ganado en los dos años anteriores con Peterhansel y sugirió que ya le tocaba de una vez por todas a él, para demostrar que su victoria de 2010 al volante de un Volkswagen no fue simple casualidad. Recordó que "sobre estos mismos caminos" de la sierra de Córdoba (Argentina), donde se disputó la decimocuarta y última etapa, ganó en 2004 su última carrera del campeonato mundial de rallys.