Menú Buscar
Los compañeros de Bolt intentan consolar al jamaicano

Bolt se retira en un ingrato adiós

El once veces campeón del mundo y ocho olímpico cayó lesionado en plena recta final

3 min

Quiso despedirse por todo lo alto y acabó en el suelo. El jamaicano Usain Bolt, once veces campeón mundial y ocho olímpico, puso punto y final a su carrera deportiva en Londres rodando por la pista lesionado en plena recta final cuando había recogido el testigo en tercer lugar en la final de relevos 4x100 metros.

A media recta, Bolt se echó la mano al muslo derecho y cayó al suelo con gestos de dolor. Allí permaneció durante dos minutos, antes de incorporarse para entrar caminando en la meta, dejando a los suyos sin una medalla de oro que fue para Gran Bretaña, que con un crono de 37.47 batió al favorito, una plata para Estados Unidos (37.52) y bronce para Japón (38.04). 

Trayectoria inmejorable

Bolt dijo adiós y lo hizo con un palmares difícil de superar. Once medallas de oro y 15 en total en Mundiales y ocho - todas de oro - en Juegos Olímpicos son solo algunos de los registros que deja el jamaicano.

Bolt se lamenta tras la lesión

Bolt se lamenta tras la lesión / EFE

Los Mundiales de Londres 2017 pasarán a la historia, inevitablemente, por su adiós, la despedida del más grande que culmina diez años majestuosos desde los Mundiales de Osaka 2007, donde, con 21 años, asomó la cabeza con una medalla de plata en 200. Sólo le batió el estadounidense Tyson Gay, que vivió su momento de gloria con el doblete de la velocidad.

Intratable

Desde entonces, nunca más volvió a ser derrotado en grandes campeonatos, ya fueran Mundiales o Juegos Olímpicos, hasta este domingo. Bolt sólo dejó escapar una medalla de oro, la de 100 metros en Daegu 2011, pero sólo por su salida prematura, que le costó la descalificación.

Bolt, ayudado por sus compañeros, intenta levantarse

Bolt, ayudado por sus compañeros, intenta levantarse / EFE

Ocho títulos olímpicos (perdió el de relevos 4x100 de Pekín 2008 por dopaje de su compañero Nesta Carter) y once mundiales resumen la órbita que vino a morir en la capital británica y lo hizo sin su merecido adiós.