Menú Buscar
Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu, en una imagen de archivo / EFE

Bartomeu visita a Rosell en Soto del Real

El presidente del FC Barcelona acude por primera vez a la prisión madrileña para ver a su antecesor

16.06.2018 18:03 h.
3 min

Frustrado por el fiasco del fichaje de Antoine Griezmann y señalado por la mayoría de los aficionados como principal responsable, Josep Maria Bartomeu ha querido pasar página hoy visitando a Sandro Rosell a la prisión de Soto del Real. El encuentro del presidente del FC Barcelona con su predecesor en el cargo es el primero en el año que lleva entre rejas.

Bartomeu, que ocupó el palco del Camp Nou tras la dimisión del expresidente en 2014 por el caso Neymar, ha reclamado en varias ocasiones y públicamente la libertad de Rosell y un juicio justo.

Prisión hace un año

La información facilitada por Sport supone la primera visita desde que el exlíder del club ingresase en prisión en mayo de 2017. Lo hizo por orden de Carmen Lamela, jueza de la Audiencia Nacional, acusado de haber blanqueado unos 15 millones de euros procedentes de comisiones supuestamente ilegales.

Su vida transcurre en una celda de 10 metros cuadrados con baño propio. Un habitaculo al que, después de un año, Rosell se ha ido adaptando mientras espera con impaciencia el día de su liberación.

Palabras de súplica

Una salida que pudo producirse hace semanas después de la última comparecencia ante la magistrada el pasado 28 de mayo. El expresidente reiteró su inocencia y declaró que no había peligro de que abandonase el país si era puesto en libertad. “Le juro como persona y como católico que jamás me fugaría”, afirmó. Durante la declaración judicial insistió: “Soy completamente inocente y lo voy a demostrar”.

Frustada su salida, ahora ha tenido la oportunidad de recibir la visita de Bartomeu y volver a poner a prueba la amistad que siempre han mantenido. No solo en el carteo que mantienen ahora de forma habitual, sino en actos de fidelidad y ceremonias compartidas desde que Rosell llamase en el 2003 a Bartomeu para unirse al grupo que iba a dedicar los mejores años de su vida al Barça junto a Joan Laporta.