Menú Buscar
El barcelonés 'Chinto' Mordillo, entre dos púgiles / WORLDMMAASSOCIATION

Un barcelonés controla el negocio de las artes marciales

El mánager y promotor ‘Chinto’ Mordillo explica las claves de una disciplina que cada vez cuenta con más mercado

6 min

El negocio de las artes marciales mixtas va en aumento en España y pronto podrá repartirse la escena. De momento, la realidad es que el protagonismo recae en el promotor de veladas y mánager de púgiles número uno: el barcelonés Chinto Mordillo. Un luchador y entrenador mayúsculo que pone rostro a este deporte.

Mordillo, nacido en el popular barrio de la Barceloneta, sabe que cuenta con la fiabilidad de la respuesta del público en Barcelona, aunque hay otros lugares donde le cuesta más amortizar la inversión. “Tenemos un evento que se llama Hombres de Honor que lleva 94 ediciones ya, de las cuales hemos tenido que ir a hacer un montón tanto a Suramérica como a Centroamérica, porque allí es mucho más fácil, puesto que las artes marciales mixtas son más conocidas y generan mucho más beneficio”, reconoce a Crónica Global.

Facilidades y dificultades

“Montar un evento en Barcelona es muy fácil, llevamos 15 años haciéndolo. En Canarias también es fácil, llevamos diez años organizándolos allí, en cinco de las siete islas. En Madrid nos está costando más”, asegura el promotor. “En la capital de España hay mucha más demanda de boxeo, kick boxing y muay thai, y mucho más intrusismo”, dice Mordillo, un campeón del mundo con un pasado complicado y a quien el mundo de las artes marciales rescató.

De sus palabras se desprende también ese espíritu de lucha interna entre los promotores de veladas. “Hay los típicos que se piensan que esto es dinero fácil y se meten aquí sin tener ni idea, y entonces es cuando se estrellan, porque desconocen el oficio y el arte”. Mordillo, cocinero antes que fraile, sabe lo que necesita el que pelea y el que va a ver la pelea. Llega a ser tan sórdido el ambiente en algunos de los eventos que se publicitan dentro de nuestras fronteras, que al promotor estrella le entran las dudas: “Hay empresas que lo que hacen es blanquear dinero”.

Dos púgiles compitiendo en una de las edicios de 'Hombres de Honor' / YOUTUBE

Dos púgiles compitiendo en una de las ediciones de 'Hombres de Honor' / YOUTUBE

En lo que a las cuentas se refiere, Mordillo indica el número que hay que conseguir cuadrar: “Un evento profesional de Hombres de Honor te cuesta entre 25.000 y 30.000 euros”. La venta de entradas y la captación de patrocinios deberían cubrir el gasto y dejar el margen de beneficios, pero no siempre es fácil. “Eso no se genera hoy en día con el público en Madrid, por ejemplo. Por eso nosotros tenemos también el pay per view, a través del canal Sinoduelenovale.tv. Gente de todo el mundo se conecta para verlo, y eso nos está ayudando bastante”.

Para darse cuenta del negocio creciente de las artes marciales mixtas en España, no hay más que ver toda la mano de obra implicada en cada velada. “Los que montan y alquilan la jaula, el equipo de seguridad de dentro y de la puerta, los que gestionan las redes sociales, los árbitros, los jueces, los de la ambulancia, los médicos y otros muchos más”, enumera orgulloso el promotor catalán. Y no queda ahí la cosa, la lista prosigue: “Operadores de luz, cámaras, realizadores, locutores, djs, speaker y dos matchmakers que son los que casan los combates para que estén bien”.

El paso adelante

Situando las artes marciales mixtas en España al nivel que merecen, el dueño del negocio reconoce que aún queda camino. “Las artes marciales mixtas en España todavía no están en su apogeo ni mucho menos. Estamos en paños menores”, dice. El salto podría venir por la entrada de grandes patrocinadores, o por un buen contrato de derechos televisivos, dado que el número de aficionados que buscan y consumen los combates crece cada vez más.

Y mientras llega ese gran momento del boom definitivo de las artes marciales mixtas, el promotor de veladas más prolífico en España sigue dando pasos también en el exterior. Impulsó al campeonísimo Enoc Solves en el circuito de peleas de Rusia y sigue haciéndolo con jóvenes valores como Tino Gilaranz. Ambos comenzaron a destacarse en las noches de Hombres de Honor, el auténtico epicentro ambulante del negocio de las artes marciales mixtas españolas.