Menú Buscar
El Barça se impuso en Butarque ante el Leganés / EFE

El Barça ahonda en la crisis madrileña con un triunfo capital

Los azulgranas superan al Leganés (0-3) y aumentan a 10 puntos su distancia con Real Madrid y Atlético antes del derbi de Madrid

5 min

En apenas 23 kilómetros se viven realidades totalmente opuestas. Unos 25 minutos separaron dos estadios y sendos encuentros que ejemplifican lo que está siendo este inicio de Liga. Mientras que en el flamante Wanda Metropolitano se citaron Atlético de Madrid y Real Madrid cargados de incertidumbre, congoja y cierta ansiedad, reflejada en sus dos estandartes y sus respectivas crisis goleadora, en Butarque, el Barça volvió a sonreír y salió más líder con hasta 10 puntos de diferencia con sus dos rivales madrileños y con Luis Suárez, al único azulgrana al que no parece salirle las cosas, recuperando la sonrisa en forma de gol (0-3).

Frente a un Leganés que exhibió la misma valentía en el césped que fuera de él, sin duda los madrileños son toda una referencia en el mundo del marketing y las redes sociales protagonizando una previa más que ingeniosa, el Barça de Valverde obtuvo su undécima victoria en 12 partidos. De nuevo con más acierto que fútbol, con un partido algo plomizo y con los futbolistas notando en sus piernas los kilómetros realizados en los diferentes compromisos internacionales, los azulgranas aprovecharon un error de Cuellar para encarrilar un triunfo capital antes de iniciar un Tourmalet que les depara encuentros consecutivos ante la Juventus en Turín, el Valencia en Mestalla y el siempre peligroso Celta en el Camp Nou.

Problema central

Si ya en la previa Asier Garitano advirtió que no quería que Leo Messi entrara en juego, el técnico del Leganés cumplió con lo predicado y se protegió con intensas vigilancias al argentino, sin protagonismo en Butarque, y a Andrés Iniesta. El manchego, perseguido por El Zhar, fue el prototipo de las dificultades azulgranas en Leganés ante un conjunto madrileño que apostó por ahogar el juego interior catalán obligando a los de Valverde a generar peligro a través de las continuas subidas de Semedo y Alba.

Luis Suárez se reencontró con el gol casi un mes después

Luis Suárez se reencontró con el gol casi un mes después / EFE

Incómodo a lo largo del encuentro, al Leganés le interesaba que pasaran pocas cosas y los de Valverde no sabían como generarlas, una jornada más al Barça le bastó con su ya habitual solidez defensiva y una acción afortunada antes de la media hora de juego para llevarse un nuevo triunfo a Barcelona. Un buen movimiento de Alcacer y el posterior centro del de Torrent acabó en un graso error de Cuellar, que dejó el balón preparado en la línea de gol para que Luis Suárez (27’) tan solo tuviera que empujarla, rompiendo así su sequía goleadora que duraba más de un mes.

La felicidad azulgrana se vio empequeñecida en dos minutos, los que tardó Piqué en ver una amarilla que no le permitirá estar en Mestalla y que deja a Ernesto Valverde con tan solo Umtiti y Vermaelen como centrales disponibles para visitar el próximo domingo al segundo equipo más goleador de La Liga. Mal asunto.

Busquets hace historia

Con una presión más intensa de lo habitual en los madrileños, apoyada en un ritmo muy alto de partido, el Leganés inquietó al Barça durante 59 minutos, momento en el que un nuevo chispazo azulgrana, en forma de volea de Luis Suárez, dilapidó cualquier opción madrileña y permitió a los de Valverde vivir de la renta, demostrando que a día de hoy los azulgranas les sopla el viento de cara.

Sergio Busquets disputó su encuentro número 450

Sergio Busquets disputó su encuentro número 450 / EFE

Con el regreso de Aleix Vidal, no disputaba un solo minuto desde el pasado 1 de octubre, y con Sergio Busquets haciendo historia en el club, el centrocampista de Badia vivió su encuentro 450 con la camiseta azulgrana, el partido avanzó sin pena ni gloria en un cierto descontrol que no inquietó al Barça, que vio como Paulinho (89') volvía a aprovechar sus apariciones para cerrar una nueva actuación coral de un líder puso patas arriba, una vez más, la ciudad de Madrid.