Menú Buscar
Luis Suárez (Barça) celebra su primer gol contra el Deportivo / EFE

El Barça sortea la ley del ex

Los de Ernesto Valverde cerraron con victoria su último encuentro en casa del 2017 ante un Deportivo con tres exazulgranas (4-0)

5 min

Volver a casa siempre se convierte en algo especial. Regresar al lugar de donde saliste, con o sin cuentas pendientes, siempre aporta una dosis de motivación que se suma a la ya de por si intrínseca de enfrentarte al Barça. En el último encuentro en el Camp Nou del 2017, ni la fría noche, el poco ambiente - incluso la entrega del Balón de Oro a Leo Messi se convirtió en algo descafeinado - y la ambición de los tres exazulgranas que militan en el Deportivo perturbó a un conjunto de Ernesto Valverde que se mantiene firme al frente de La Liga (4-0).

Al asalto del Camp Nou, del líder y de la imbatibilidad que todavía mantiene el equipo de Valverde, los tres ex Barça - Rubén Martínez, Fernando Navarro y Cristóbal Parralo - que militan en el cuadro gallego buscaron dar una sorpresa que nunca llegó. Si hace dos semanas fue un ex como Unzué quien consiguió arrancar los primeros puntos del estadio en su primera aparición como técnico rival después de su etapa con Luis Enrique, Parralo hizo acto de presencia en el banquillo visitante con la misma finalidad. Pero la lección, en clave azulgrana, estaba aprendida.

Luis Suárez ante dos exazulgranas como Rubén Martínez y Fernando Navarro

Luis Suárez ante dos exazulgranas como Rubén Martínez y Fernando Navarro / EFE

Retornado a la versión más habitual desde la llegada del ‘Txingurri’, el Barça evitó volver a caer en la trampa del ex. Los azulgranas esquivaron un partido de ida y vuelta, de descontrol, aquellos que tanto disfrutaba Luis Enrique, y abogó por la versión que le ha permitido mantenerse invicto tras 16 jornadas; la de no asumir riesgos, ir cocinando el partido a fuego lento y servirse un festín con el apetito insaciable de un Luis Suárez que parece haber recuperado el hambre.

De la banda al banquillo

30 años después, Parralo volvió al estadio donde debutó como futbolista en Primera División e intentó repetir la proeza conseguida por el último exazulgrana que visitó el Camp Nou hace dos semanas. Pero no corrió la misma fortuna que su homólogo. El que fuera lateral en la temporada 87-88, ha logrado llegar a Primera División tras una trayectoria donde su insistencia le ha permitido alcanzar un banquillo de la máxima categoría.

El ex de Damm o Girona, que consiguió ascender al filial del Deportivo a Segunda 'B', buscó poblar el centro del campo para combatir las habituales superioridades azulgranas pero eso no bastó. Tampoco que el Barça se quedara sin tridente tras la inoportuna lesión de Paco Alcácer a seis días vistas del clásico ante el Real Madrid. Sin el valenciano pero con Suárez y Messi arriba, el Barça hizo lo justo para sumar tres puntos ampliando así a 11 su distancia los de Zinedine Zidane.

Del oro a la 'madera'

Con ganas de entrar en acción, quizá también para evitar el frío que hacía en Barcelona, Leo Messi cogió su Bota de Oro, se la mostró al público, sonrió y rápidamente se puso en marcha dejando los homenajes para futuras ocasiones. El argentino, en su nivel habitual, desequilibró constantemente pero no vio puerta. Tres balones al palo, un penalti errado y un par de buenas ocasiones fueron el bagaje de un futbolista que no pudo mantener su habitual idilio con el gol

Messi brindó la bota de oro conseguida al público del Camp Nou

Messi brindó la bota de oro conseguida al público del Camp Nou / EFE

La que iba a ser la noche de Leo Messi bien pudo ser la de Rubén Martínez. El que fuera portero del filial del Barça y también tercer guardameta en el primer equipo hasta 2009 detuvo un penalti al argentino y realizó diferentes paradas de mérito, fue protagonista en una dudosa acción que salvó sobre la línea tras el remate de Suárez, siendo el más destacado de los suyos en una noche donde la vuelta a casa de exazulgranas esta vez no contó con un final feliz.