Menú Buscar
Andrés Iniesta ante Gaku en un lance del encuentro / EFE

Un Barça sin brillo tira de oficio para ganar en Getafe

Los azulgranas remontaron el tanto inicial de Gaku en un partido de mucha intensidad y poco fútbol (1-2)

7 min

El fútbol sonríe al Barça y en particular a Josep Maria Bartomeu. Casi sin aire, y con la soga cada vez más cerca de su cuello en forma de moción de censura, el presidente azulgrana empieza a respirar y lo hace a golpe de victorias. Todos los porrazos y reveses que ha sufrido el club a lo largo de un horripilante verano se están convirtiendo en toques de suerte, ejemplificados este sábado en el tanto anotado por Paulinho, que permiten al equipo de Ernesto Valverde dormir como líder de la Liga firmando un pleno de victorias tras las primeras cuatro jornadas disputadas.

En el siempre complicado Coliseum Alfonso Pérez no fue Dembelé, titular por primera vez en Liga y centro de todas las miradas al ser el fichaje más caro de la historia azulgrana, quien salvó al Barça de la debacle. Como si se tratara de cine de ciencia ficción quien apareció cuando más lo necesitaban los suyos fue Paulinho. El tan criticado fichaje brasileño, su llegada fue otro motivo utilizado para atizar a Bartomeu, firmó con un gran gol un triunfo agónico ante el Getafe en un partido de mucha lucha y escaso fútbol (1-2). 

Sorprendidos desde el inicio

Un japonés en Getafe. Este título, que bien podría servir para un película española de aquellas que se producían tiempo atrás, sirve de resumen como una de las claves para entender por qué al Barça le costó tanto llevarse los tres puntos en su visita al Coliseum Alfonso Pérez. En un partido de mucha intensidad y poco fútbol, habitual en el estadio madrileño del Getafe, el conjunto de Ernesto Valverde logró tres puntos de oro ante un conjunto local que liderado por Gaku Shibasaki pudo hacer saltar la banca.

Los jugadores del Getafe celebran el gol de Gaku

Los jugadores del Getafe celebran el gol de Gaku / EFE

El joven centrocampista japonés, que se dio a conocer tras su doblete ante el Real Madrid en la final del Mundial de Clubes de 2016, exhibió su calidad y rubricó su gran actuación con un bello gol (1-0, 40') que obligó al Barça a remar contracorriente. Tras su gran temporada en Tenerife, Gaku se convirtió este sábado en el sexto futbolista japonés que marca un gol en Primera y fue el encargado de acabar con la racha de cinco encuentros imbatido, cuatro en Liga y uno en Champions, que registraba Ter Stegen.

Como detalle, el último tanto que había recibido el Barça en Liga también fue obra de un japonés. Inui, futbolista del Eibar, firmó un doblete en la última jornada liguera de la pasada temporada en el Camp Nou, fecha desde la cual Ter Stegen había logrado blindar su portería.

Oficio y sufrimiento

Con un Ernesto Valverde poco dispuesto a las rotaciones, la entrada de Sergi Roberto fue la única novedad en el once, el Barça firmó un flojo partido que se saldó con victoria pero con la baja de Dembelé. En su primera titularidad en Liga, el francés se marchó lesionado a los 24 minutos con molestias en los isquiotibiales de la pierna izquierda que podrían dejarle fuera de combate durante tres o cuatro encuentros. La cara de Iniesta al ver al francés tendido en el césped reflejó el sentir que genera el mal arranque del futbolista más caro de la historia azulgrana. 

Dembelé se someterá a pruebas médicas para conocer el alcance de su lesión

Dembelé se someterá a pruebas médicas para conocer el alcance de su lesión / FC Barcelona

Sin el francés en el césped, los únicos que solventaron la papeleta fueron dos suplentes como Paulinho y Denis Suárez. El gallego aportó la frescura necesaria para un equipo que se ahogó durante 45 minutos y lideró las internadas ofensivas, tras salir del banquillo en el descanso en lugar de Iniesta, en un segundo acto poco vistoso pero que sirvió para que el Barça no regresara de vacío de su visita a Madrid.

Después de una primera parte donde el gran gol de Gaku puso contra las cuerdas al Barça, el poco control experimentado en la segunda mitad, donde ambos conjuntos no supieron imponer su juego, benefició a un Barça que aprovechó la coyuntura para hacer daño a la ordenada defensa madrileña.

Estreno triunfal

Con un Denis Suárez especialmente inspirado, el Barça empezó a dar síntomas leves de mejoría ante un Getafe que nunca tiró la toalla. Una acción por banda derecha de Sergi Roberto, que remplazó a Semedo mientras Aleix Vidal sigue esperando oportunidades que nunca llegan, acabó en las botas de Denis Suárez quien, con una tranquilidad pasmosa, superó con un certero disparo a Guaita para situar la igualada (1-1, 61').

Paulinho logró su primer tanto como azulgrana

Paulinho logró su primer tanto como azulgrana / EFE

Con el empate en el electrónico, el tramo final del duelo pudo acabar de cualquier forma. Las continuas disputas sobre el césped propiciaron un partido descontrolado donde los de José Bordalás pudieron firmar la sorpresa pero finalmente quien la obró fue Paulinho.

Sorprendiendo a los defensores del equipo madrileño y a una gran parte de la afición azulgrana, el brasileño hizo lo que mejor se le da. Apareció desde detrás, utilizó su portentoso físico para resistir a la carga del rival y armó un seco disparo (1-2, 84') que mantiene al Barça como líder invicto, con siete puntos de diferencia con el Real Madrid, y da el aire necesario a Bartomeu en su lucha por mantenerse en el volcánico trono azulgrana.