Menú Buscar
Leo Messi disputa un balón en Stamford Bridge / EFE

El Barça rehuye fantasmas en Stamford Bridge

Los azulgranas evitan, con severos problemas, la derrota en el estadio londinense con un tanto de Leo Messi (1-1)

5 min

Europa no entiende de rachas ni de estados de forma. Solo así se explica que el indomable Barça, una derrota en 38 encuentros esta temporada, estuviera durante más de 74 minutos a merced de un Chelsea que llegó al encuentro en plena crisis de resultados, ocupando la cuarta plaza en la Premier League y con Antonio Conte más cuestionado que nunca tras unos encuentros para postergar. Realidades totalmente opuestas, una vez escuchado el himno de la Champions League, ambos conjuntos olvidaron el pasado para combatir en una contienda de la que los azulgranas salieron ilesos no sin una buena dosis de sufrimiento y de cierta fortuna (1-1).

Rebatiendo lo que en un inicio pareció un planteamiento más que conservador por parte inglesa vista su alineación, Conte dejó en el banquillo a Álvaro Morata y Olivier Giroud y saltó al césped sin un nueve en el once, que hacía presagiar un Barça dominador y un conjunto inglés confinado en su campo, el Chelsea tuvo las mejores ocasiones para hacerse con un triunfo que castigara la versión más plomiza de un sobrio equipo azulgrana, que resistió como pudo las acometidas inglesas y salvó los muebles con un tanto de Leo Messi a 15 minutos para el final.

Andrés Iniesta mantiene el balón ante Pedro

Andrés Iniesta mantiene el balón ante Pedro / EFE

Apostando por el equipo que saldó con triunfo la visita a Ipurua, Ernesto Valverde se desesperó en la banda viendo como el plan resultó no ser infalible. Junto a un Paulinho a quien el pasó de las jornadas le está produciendo un deterioro reseñable, las dificultades por encontrar entre líneas a Messi o Luis Suárez o la falta de espacios para la participación ofensiva de Sergi Roberto y Jordi Alba propiciaron que el juego del Barça se topara una y otra vez con un paredón ‘blue’.

Messi salva los muebles

Frente a un Chelsea que replegó con un 4-5-1 que dio poco margen a la imaginación azulgrana, los problemas culé en ataque se sumaron a los que generaba la dupla Willian-Hazard cada vez que encontraban fisuras en el entramado defensivo azulgrana. Los ingleses ejemplificaron el daño que puede hacer un equipo a pesar de no superar el 30% de la posesión ni contar con un ariete puro en sus filas.

Al son de la verticalidad Willian y el talento de Hazard, el brasileño sacó a relucir su brillante golpeo y tras dos avisos en forma de balones al poste (33' y 41') logró batir a Ter Stegen. A la tercera, llegó la vencida. El futbolista que en su día Guardiola quiso para el Barça, encontró un balón en la frontal, buscó el espacio y lanzó un severo disparo al que nada pudo hacer el guardameta alemán (1-0, 62’).

Paulinho y Moses pugnan por un balón

Paulinho y Moses pugnan por un balón / EFE

Por detrás en el marcador, los obstáculos e inconvenientes que se había encontrado el Barça a lo largo del partido se hicieron más evidentes. Con Leo Messi reviviendo los fantasmas, el argentino no había logrado marcar un solo tanto ante los ‘blues’, los de Ernesto Valverde dominaron terrenalmente pero sin ninguna ocasión clara que permitiese no tener que alimentar la enésima remontada del Camp Nou.

Pero cosas del fútbol, cuando el cambio de roles y sensaciones era más que evidente y en el momento que peor lo estaba pasando el conjunto azulgrana, los protagonistas del histórico ‘Iniestazo’ de 2009 intercambiaron los papeles para que Messi, a pase de Iniesta, se estrenase, al fin, como goleador ante el Chelsea (1-1, 75') con un tanto que alivió sus necesidades y también las de un Barça que en Stamford Bridge volvió a demostrar que cuando más humano parece, mayor es la complejidad para aquellos que quieren hacerle caer.