Menú Buscar
El Barça cerró la fase de grupo con victoria ante el Sporting / EFE

El Barça obtiene un doble botín dosificando a Messi

Los de Ernesto Valverde superan al Sporting de Lisboa y cierran la fase de grupos invictos (2-0)

4 min

La mano de Ernesto Valverde sigue notándose en el banquillo del Barça. Echando la vista atrás a anteriores temporadas, en ninguna se recuerda nada similar. Leo Messi vivió su segundo encuentro consecutivo en Champions League como suplente. La última vez que ocurrió algo similar en Europa fue hace 11 años cuando el ariete no fue titular ante el Levski y el Werder Bremen. Este martes, ni rastro de enfado, lesión o posible conflicto. Todo consensuado en beneficio del jugador y del equipo. Que el Barça no se jugara más que el orgullo y un buen botín permitieron al 'Txingurri' dosificar al argentino y otros titulares como Ter Stegen, Jordi Alba o Sergio Busquets, en un gris encuentro ante el Sporting de Lisboa que sirvió para obtener una nueva victoria y un pellizco económico que nunca viene mal (2-0).

Las ganas de reivindicarse de los menos habituales y el aliciente de los 1,5 millones de euros que abona la Champions por victoria conseguida, más los seis millones que ya estaban asegurados con el billete a octavos, permitieron que las probaturas de Valverde dejaran un triunfo y poco más en una fría noche barcelonesa en un Camp Nou donde se dieron cita 48.336 espectadores, los pocos atrevidos que no optaron por resguardarse en casa o iniciar cuanto antes su festivo puente.

Leo Messi fue suplente por segunda jornada consecutiva

Leo Messi fue suplente por segunda jornada consecutiva / EFE

Soñando con una clasificación posible pero muy compleja, el Sporting llegó a la Ciudad Condal intentando una sorpresa que nunca se dio. Ni en Barcelona ni tampoco en Atenas, donde la Juve cumplió y superó al Olympiacos. Visto que los italianos habían encarrilado su encuentro, los portugueses lo intentaron pero la enjundia se quedó rápidamente en una utopía.  

Probaturas y minutos

Sin la presencia de futbolistas del filial, en el clásico encuentro que en anteriores temporadas había servido para premiar a los jóvenes talentos azulgranas con minutos europeos, Valverde dio oportunidades a jugadores menos habituales como André Gomes, Denis Suárez, Digne o Aleix Vidal, este último como extremo junto a Alcácer y Luis Suárez.  

Paco Alcácer anotó el gol del triunfo ante el Sporting

Paco Alcácer anotó el gol del triunfo ante el Sporting / EFE

Con el partido en un punto muerto, solo se animó con el tanto de Paco Alcácer, Valverde utilizó el paso de los minutos para vislumbrar el futuro más próximo, donde no aparecen centrales de garantías más allá de la pareja Piqué-Vermaelen. Probando desde el inicio la única combinación en la zaga viable en estos momentos, el tramo final de partido también sirvió para ver al belga al lado de un Busquets que aparece como una alternativa posible en el eje de la zaga tras las ausencias de Mascherano y Umtiti.

Poco exigidos, igual que el resto del equipo en una noche que se cerró con un gol en propia del exazulgrana Mathieu, la verdadera prueba de fuego para los zagueros y, en general, para el cuadro azulgrana será este domingo ante el Villarreal después de un tibio encuentro europeo que solo sirvió para demostrar que en este Barça de Valverde, Messi sí descansa.