Menú Buscar
Messi protesta en Mestalla la decisión del árbitro por el gol que no subió al marcador / EFE

Un grosero error arbitral priva al Barça del asalto en Mestalla

El colegiado invalidó un cristalino gol de Messi que dilapidó las opciones azulgranas de vencer al Valencia (1-1)

7 min

Supera con tal autoridad el Barça a sus rivales que parece que no importa qué contrincante tenga enfrente incluso cuando aparece un invitado sorpresa vestido de color amarillo. Sin preocuparse en exceso con aquello de medirse a equipos en forma que comparecen con el afán de ser los primeros en derrotar a los azulgranas en Liga, los de Ernesto Valverde superan obstáculos con una autoridad exultante que en Mestalla sí se reflejó en el juego, un hecho inusual desde la llegada del Txingurri, y por muy poco lo hizo también en puntos.

Y es que los azulgranas sufrieron un amago de primera desdicha liguera a raíz de un clamoroso error arbitral de Iglesias Villanueva en un partido que volvió a dejar en invidencia La Liga de Tebas, aquella que dice ser la mejor del mundo y que vive anclada en tiempos pretéritos.

Mientras en Europa se exhibe la tecnología y el vídeoarbitraje, en el campeonato español se permiten errores que cuestan un triunfo y quien sabe qué más a final de temporada. Con un Barça exultante futbolísticamente, sentando cátedra en Mestalla, la rúbrica al buen primer acto azulgrana llegó a la media hora de juego cuando un disparo de Messi se coló entre las piernas del guardameta Neto. Un tanto culé tras un grosero error del guardameta que quedó en nada por el estruendoso fallo arbitral que invalidó el tanto del argentino al considerar que el esférico no había traspaso de gol. Ver para creer.

Fijados en la prehistoria y de espaldas a la evolución tecnológica, ni la claridad de la acción ni las reiteradas protestas de los jugadores hizo posible que el tanto subiera al electrónico y propició que regresara al imaginario azulgrana las imágenes de la polémica vivida hace tan solo unos meses en el Benito Villamarín. De nuevo, la misma historia.

Un antes y un después

Que el tanto azulgrana no subiera al marcador no implicó la primera derrota del equipo pero sí la puso sobre el mapa durante 82 minutos, los que tardó Alba en situar el definitivo empate. Los catalanes no entienden de modas y de un plumazo, en una misma semana, solventaron tres enrevesadas salidas contra adversarios remozados --madrileños y valencianos han compartido el papel de revelaciones junto al Girona-- pero atónitos ante el buen hacer del líder.

Si en la visita al Leganés en Butarque los azulgranas ya lograron endosarle tres goles a un conjunto que tan solo había recibido dos en su feudo en cinco encuentros, para días después repetir la cero su portería ante una Juventus famélica de puntos y de conquistas europeas, el Tourmalet de noviembre lo culminó el Barça con una exhibición futbolística rubricada con un punto que sabe a poco en el intento de asalto a Mestalla, un estadio donde nadie ha logrado vencer esta campaña.

El Barça supo reponerse tras el tanto del Valencia

El Barça supo reponerse tras el tanto del Valencia / EFE

En un ambiente de júbilo con un estadio lleno hasta la bandera con casi 50.000 espectadores, fue el Barça quien puso la música y la animación. Con la afición del Valencia recibiendo a los suyos con un ambiente digno del séptimo arte, señal inequívoca de la transformación vivida en los últimos meses en la capital del Turia y del buen momento que atraviesa el equipo, el Barça expuso sobre el césped su aislamiento y autosuficiencia al margen del rival y su dinámica ganadora.

Frenando el ímpetu pugilístico de los locales, acostumbrados a partidos de ida y vuelta en el que el vencedor se impone por KO, el Barça aplicó su ritmo y logró desesperar a los animados seguidores valencianistas. Con las novedades de Vermaelen y Jordi Alba, junto al regreso de Leo Messi, los de Valverde registraron en Mestalla uno de los mejores primeros 45 minutos de la temporada. Pero el no gol lo cambió todo.

Alba salva el revolcón

Mientras Messi se marchaba al vestuario charlando con Iglesias Villanueva sobre el gol no concedido, el azulgrana esbozaba una sonrisa incrédula tras lo vivido, el resto de futbolistas del Barça no escondían su rostro de circunstancia. Aprovechando el descanso, los de Valverde visualizaron la polémica jugada, tal y como reconoció Jordi Alba una vez finalizado el encuentro, y saltaron al césped tras la reanudación mostrando una versión totalmente opuesta a la exhibida en el primer acto quien sabe si con el recuerdo aún presente del error. 

Rodrigo puso por delante al Valencia ante el Barça

Rodrigo puso por delante al Valencia ante el Barça / EFE

Sin fluidez en el juego y ante un Valencia que fue envalentonándose con el paso de los minutos, la fantástica transición ofensiva de la que lleva haciendo gala el equipo de Marcelino en este inicio de campaña posibilitó que Rodrigo situara el 1-0 al culminar una buena acción por banda de izquierda de Guedes y Gayà. Una estocada que hubiera sido definitiva para cualquier conjunto en un Mestalla engalanado para la ocasión pero no para este beligerante Barça.

Si algo ha demostrado el Barça de Valverde es que necesita muy poco para sacar rédito independientemente de la situación. Alejado de la primorosa versión de los primeros 45 minutos, los azulgranas volvieron a su interpretación del fútbol más plana aquella que curiosamente es la que les permite mantenerse con autoridad al frente de una Liga que pide a gritos la llegada del VAR.