Menú Buscar
Leo Messi volvió a liderar al Barça / EFE

El Barça de Valverde sigue a lo suyo

Los azulgranas golean al Olympiacos a pesar de la intensa lluvia y de jugar con diez durante más de 45 minutos (3-1)

6 min

Si hay una persona que parece estar al margen de cualquier situación que ocurre a su alrededor por más enrevesada que parezca es Ernesto Valverde. El ‘Txingurri’ apareció en un verano más que complejo, tras una floja temporada del Barça de Luis Enrique, justificó su valía en medio de un sinfín de polémicas con un intento de moción de censura incluido, y se ha consolidado en un momento donde ni el ambiente tenso que se vive en el Camp Nou por motivos ajenos al fútbol parece perturbarle. Ni la lluvia ni el disparate en forma de expulsión de Piqué le impidieron mostrar su inalterable sonrisa en un nuevo triunfo de los suyos ante un indolente Olympiacos (3-1).

De la mano del técnico extremeño, el Barça camina con paso firme allá por donde va. En un día donde el aguacero que cayó sobre la Ciudad Condal diluyó las apremiantes ganas de hacerse ver por parte del sector independentista, que sabe que el Camp Nou es el altavoz ideal, el fútbol se hizo al fin un hueco en el templo azulgrana para dar paso a un buen partido donde los de Valverde sumaron un nuevo triunfo a pesar de jugar con 10 durante toda la segunda mitad.

Frente a un Olympiacos sumido en una crisis interna, su aplastador dominio en la liga griega tambalea y el sueño europeo de Evangelos Marinakis ha adquirido tintes de quimera, el Barça supo no dejarse llevar por la desidia de un duelo sin mucha historia y asedió continuamente la meta de Proto en busca de darse un festín que finalmente quedó reducido a tres goles.

Rival inexistente

Visitar el Camp Nou es una experiencia que va más allá del partido o de los colores, sino que se lo digan a los aficionados asiáticos que celebraron ataviados con la bufanda del Barça la expulsión de Piqué, recordando por momentos aquel estadio que en verano celebró los goles del Real Madrid. No obstante, si la visita conlleva saltar al césped a sufrir las acometidas de Messi y cía la situación coge tintes dramáticos como se vio en los rostros de los futbolistas del Olympiacos.

Piqué durante un lance del juego

Piqué durante un lance del juego / EFE

Al exequipo de Valverde, donde el buen hacer del técnico azulgrana en su etapa griega le permiten seguir siendo todo un ídolo, se le hizo eterno un partido donde decidió que lo mejor era resguardarse atrás esperando que el mal tiempo y las ganas de hacer sangre azulgrana amainaran, sin importarle los puntos que había en juego ni sus ínfimas opciones de meterse en la Europa League.

Asedio constante

Jugar a no querer hacerlo ante Messi es ser conocedor que vas a perder. En un nuevo día en la oficina, el argentino lideró al Barça hacia una victoria que permite a los azulgranas mantenerse en lo más alto con pleno de puntos un grupo de Champions que se decidirá en el encuentro del próximo 22 de noviembre en el Juventus Stadium.

Protos se lamenta tras recibir el tercer gol del Barça

Protos se lamenta tras recibir el tercer gol del Barça / EFE

Una jugada iniciada por el argentino sirvió para que Deulofeu, una de las novedades junto a un mejorado Paulinho, pusiera un centro que Nikolaou envió al fondo de la red en el minuto 17:14. Cosas del destino. El tanto del defensor griego fue el quinto gol que el Barça logra gracias a la ayuda de un futbolista rival, un aliado hasta el momento nada despreciable.

Con o sin Piqué

Ni el hecho de jugar sin Piqué, que volvió a hacer de las suyas intentando rematar un balón con la mano, lo que le costó una amarilla y la consiguiente expulsión por doble amonestación (42’), aminoró las ganas de gustar de un Barça que disfrutó bajo la lluvia en una segunda parte sin historia donde los helenos solo se dejaron ver cuando Nikolaou se redimió de su gol en propia con un buen remate de cabeza que supuso el 3-1 (88') definitivo.

Un gran lanzamiento de falta de Messi (61'), que llegó a los 100 goles en competiciones UEFA, y una buena acción colectiva finalizada por Digne (63') sirvieron como colofón a un encuentro donde por fin el Camp Nou volvió a disfrutar solo y exclusivamente del buen fútbol de los suyos, algo que no ocurría desde hace ya muchos meses.