Menú Buscar
Leo Messi se lamenta de una acción en el Olímpico de Roma / EFE

El Barça desaprovecha a Messi en Europa

Los azulgranas solo han ganado dos de las últimas Champions a pesar de disponer del mejor futbolista del mundo

4 min

Tener al mejor sobre el césped no es sinónimo de éxito. Por más que sus hazañas nunca antes se hayan visto en el mundo del fútbol, el Barça confirmó en Roma que solo de Messi no se vive. Aunque muchos ya lo sepan, tan solo el día del adiós del argentino se podrá apreciar qué es el fútbol con y sin el diez​. Incapaces de dotar de acompañantes válidos y de nivel al mejor futbolista del planeta, desde la entidad azulgrana perdieron este martes la enésima oportunidad de reinar en Europa. Una vida menos. Ya quedan pocas.

Con el mejor Messi que se recuerda, que por tercer año consecutivo el Barça no pasara de cuartos de final dice mucho de la mala planificación realizada en el Camp Nou. Una temporada más, la hecatombe volvió a ocurrir. Desde que en 2011, el argentino liderara con tan solo 23 años al equipo de Guardiola hacia la cuarta Champions de la historia culé, las ediciones del torneo más importante del mundo se han ido sucediendo mientras los azulgranas perdían una y otra vez el tren que llevaba al olimpo.

Ocho ediciones y solo dos títulos es un balance inconcebible con Messi experimentando sus mejores años con la zamarra azulgrana. En ese período de tiempo, el Real Madrid ha ganado cuatro veces el título europeo. Es más, por ahora, los de Zinedine Zidane siguen vivos en la búsqueda del quinto, el tercero consecutivo, para más inri de un futbolista argentino hastiado de quedarse siempre en eterno candidato ante un Cristiano Ronaldo excelso cada vez que suena el himno compuesto por Tony Britten​.

Una década de frustraciones en Europa

Decisivo ante el Chelsea en octavos, Messi se quedó sin marcar un solo gol en cuartos. Con seis tantos en la presente edición, los mismos que en la 2015-16, el argentino desapareció en el Olímpico de Roma mientras los suyos hincaban la rodilla ante los hombres de Di Francesco. 11 goles en la Champions 2016-17, 10 en la 2014-15 --el quinto y último cetro europeo azulgrana-- ocho tanto en la 2013-14 como en la 2012-13, 14 en la 2011-12 y 12 en la 2010-11, donde el Barça se proclamó campeón iniciando un camino que no se ha cumplido, es el balance de un futbolista que sí ha estado a la altura.

Nueve años han pasado del cabezazo de Messi, bota en mano, y el título europeo cosechado en el Olímpico al ridículo histórico de este martes. De la ilusión con la que la parroquia del Barça vislumbraba un futuro plagado de Champions bajo la batuta del de Rosario, al enfado por ver como, tras casi una década, tener al mejor futbolista del mundo no ha sido sinónimo de éxitos en el viejo continente, un atropello que con los años podrá ser considerado como un sacrilegio.