Menú Buscar
Leo Messi (Barça) fue determinante en el triunfo ante el Celta / EFE

El Barça se deja los primeros puntos en casa

Los azulgranas empatan ante el Celta de Unzué y no logran mantener su pleno de victorias en el Camp Nou (2-2)

5 min

Unzué regresó a la que hasta hace unos meses era su casa y pensó que encontraría todo cambiado. Mucho se han trastocado las cosas en Arístides Maillol después de un verano enrevesado del que el Barça, de forma sorpresiva, ha salido indemne con un inicio de temporada de ensueño que vive ahora su peor momento tras dos empates. El que fuera segundo de Luis Enrique, y también entrenador de porteros en la época de Rijkaard y Guardiola, visitó con su Celta el Camp Nou evocando aquel equipo que lo fiaba todo al tridente y se encontró un conjunto que volvió a apostar por una versión coral, en la que la puesta de escena pasa por un 4-4-2 en rombo, con la única presencia arriba de Suárez y Messi. Mientras aguardaba un rival preparado para dar el definitivo golpe ganador, así se han forjado las grandes victorias de los de Valverde en este inicio, se encontró con un equipo que jugó una batalla de trastazos de la que el exazulgrana salió vencedor (2-2).

Cumpliendo las advertencias del 'Txingurri' en la previa, cuando calificó el encuentro de “peligroso” debido al gran conocimiento que tenía Unzué de los suyos y el metódico trabajo que realiza el navarro antes de cada encuentro, al conjunto azulgrana se le atragantó un Celta atrevido que supo resistir con buen fútbol las acometidas lideradas por Messi en el Barça menos reconocible de lo que llevamos de campaña con Ernesto Valverde. Sin la fiabilidad de otros días, el equipo sufrió un batacazo inesperado de aquellos que se recuerdan una vez finaliza la temporada.

Generando superioridad en la salida del balón con su propuesta de tres centrales, respaldados en bandas por Pione Sisto y Wass, el Celta hizo lo que mejor se le da: defenderse a través del balón. Intentando quitarle a ratos el esférico al equipo azulgrana, los de Unzué lo lograron hasta que Messi dijo basta. Con el resultado en contra, tras el tanto de Aspas en un error defensivo, el argentino se puso el mono de trabajo para liderar las acometidas locales pero el crack azulgrana también acabó cediendo ante un trabajado conjunto gallego que resistió hasta el final en una meritoria actuación.

Nuevo error arbitral

El Celta planteó un partido que este Barça no recuerda cómo se debe jugar. Con una propuesta que evocó más al equipo de Neymar y cía que lideraron Luis Enrique y Unzué, aquel que se encontraba cómodo en los correcalles que le proponía el rival, los azulgranas se dejaron enredar en la trampa viguesa de un duelo de continuas idas y venidas. Cuando mejor jugó el conjunto de Valverde fue cuando se topó con el descanso.

El tanto de Leo Messi para situar la igualada dio fuerzas a un equipo azulgrana que supo cómo superar al Celta en el tramo final de primer acto y tan solo el enésimo error arbitral, en un fuera de juego inexistente a Luis Suárez, privó a los de Ernesto Valverde irse por delante en el ecuador de una extraña matinal donde el Camp Nou registró una floja entrada con 63.208 aficionados.

Iniesta (Barça) se marchó con molestias ante el Celta

Iniesta (Barça) se marchó con molestias ante el Celta / EFE

El paso por vestuarios pausó y enfrió los intentos azulgranas de hacer daño a un Celta que adoptó una postura más defensiva que en los primeros 45 minutos pero igual de efectiva. Ni el gol de Luis Suárez, el uruguayo volvió a dar síntomas de su mal momento, tras la enésima combinación entre Messi y Alba facilitada por el error de Pione Sisto, sirvió para encarrilar un partido de golpes donde el Celta fue quien dio el manotazo definitivo.

Una rápida acción de los visitantes, que acabó con la lesión de Umtiti, la culminó Maxi situando una igualada que acabó por desubicar, todavía más, a un endeble Barça que demostró que las cosas en el Camp Nou han cambiado para un conjunto que hace meses vivió de un descontrol que ahora le cuesta puntos.