Menú Buscar
Luis Suárez con el esférico ante Modric y Varane

El Barça se da una alegría a costa del Real Madrid

El primer clásico de la historia en Estados Unidos tuvo de todo a pesar de tratarse de un amistoso (3-2)

6 min

El primer clásico de la historia en Estados Unidos llegó en el mejor momento posible para el Barça en una especie de redención más que necesaria. Junto a la suculenta cantidad económica que propició este partido, convertida ahora en una especie de minucia cada vez que se habla de los 222 millones de euros por Neymar, y el apartado deportivo que dejó el encuentro, con triunfo culé sobre los blancos (3-2), lo que el conjunto azulgrana logró fue que al menos por unas horas se disiparan los nubarrones que brotan sobre el club.

De la frase “Neymar no se vende”, de Bartomeu hace unos días o la de “Neymar se queda al 200%”, de Jordi Mestre, al “si Neymar quiere irse que pague la cláusula y se vaya”, del presidente este sábado, pasando por el ineficaz "se queda", de Piqué, el caso del brasileño ha dejado patente la deriva y desorientación de una junta que sobrevive como puede gracias al talento de Leo Messi.

Un clásico sin tregua

Con el argentino a buen recaudo, en Miami quedó claro que el fútbol del astro azulgrana sigue liderando un conjunto que suma tres victorias en sendos compromisos de pretemporada y que con Ernesto Valverde, el gran tapado en esta gira, ha recuperado determinadas características del equipo que logró hacer historia y que parecían extraviadas en las últimas campañas.

Sobre el césped ni tres minutos tardó Messi en salir de nuevo al rescate para tapar torpezas ajenas. Un balón de Busquets sirvió al argentino para dejar clavado a Modric y superar a Keylor Navas con un disparo que se envenenó tras tocar en un defensa (1-0, 3').

En modo desencadenado, Messi y cía no se conformaron con el primer tanto y, acto seguido, ampliaron la renta. Tras una recuperación generada gracias a una buena presión, una de las señas del Txingurri Valverde, Neymar ganó la espalda de Carvajal, Suárez dejó pasar el esférico y Rakitic pusó el segundo tanto con un disparo desde la frontal (2-0, 6').

Neymar en un mano a mano con Navas

Neymar en un mano a mano con Navas / EFE

Sin margen para treguas, el Barça siguió golpeando la tenue línea defensiva madridista, que ya acumula siete goles en contra en los dos últimos partidos disputados.

Precisamente, en las filas del Real Madrid, que vive un verano tranquilo mientras observa dichoso los casos que azotan a su rival, y con Mbappé como objetivo prioritario, el futbolista que volvió a encandilar fue Marco Asensio.

Kovacic y Asensio levantan al Madrid

Tras recortar distancias Kovacic (13'), el mejor de su equipo junto a Asensio a lo largo del encuentro, el jugador español aprovechó una salida después de un saque de esquina a favor del equipo de Valverde para dirigir, liderar y rematar un contraataque de manual que sirvió para hacer el 2-2 (39’) antes del descanso.

Asensio, el jugador por el que el Barça no quiso pagar cuatro millones de euros, volvió a demostrar que en sus botas pasarán buena parte de las opciones de éxito venideras del Real Madrid y la selección española.

Asensio y Ramos celebran el segundo gol madridista

Asensio y Ramos celebran el segundo gol madridista / EFE

Cillessen salva el triunfo

Con los mínimos cambios en el inicio del segundo acto, cosas de un clásico internacional y de su contrato, los restantes 45 minutos rebajaron el vertiginoso ritmo.

A pesar de que la segunda mitad empezó de la mejor manera posible para el Barça en una acción a balón parado, con gol de Piqué tras colarse entre la zaga madridista y rematar a placer un centro de Neymar (3-2, 50'), todo lo que siguió fue de más a menos. A destacar, la actuación del portero azulgrana Cillessen, ganándose la titularidad en la Supercopa con paradas de mérito, y para olvidar el sopor de los últimos minutos, sin prácticamente nada reseñable salvo un par de intentonas madridistas.

Con la Fan Zone en la previa, la actuación de Marc Anthony en el descanso y los goles durante los 92 minutos jugados, el Barça acabó llevándose el primer clásico de la temporada antes del doble duelo que se vivirá próximamente en una Supercopa que Neymar verá desde París. O no.