Menú Buscar
Joan Laporta y Leo Messi en su etapa como presidente del Barça

El Barça cierra su escuela de fútbol en Argentina

El club baja la persiana del proyecto de Joan Laporta después de acumular 11 millones de euros de pérdidas en los 11 años de vida del centro

3 min

El Barça se propone cerrar en los próximos días de manera definitiva la escuela futbolística que mantenía en Argentina desde 2007. El proyecto, impulsado por el entonces presidente del club Joan Laporta, ha ocasionado unas pérdidas de 11 millones de euros al club.

Su junta directiva, que ya venían dando vueltas al cierre de la empresa desde 2011, ha decidido finalmente que resulta inviable y que el centro debe ser clausurado.

Los auditores

La auditoría de KPMG sobre el ejercicio de 2009 ya puso de relieve que la iniciativa de Laporta arrojaba entonces un balance negativo de casi 9 millones y añadía que los compromisos asumían un gasto adicional de 7,5 millones en los años sucesivos. El cómputo de pérdidas globales para el club de aquella cuenta de resultados era de casi 80 millones.

"Messi ha sido la inspiración de este proyecto. Ojalá que salgan nuevos messis y nuevos militos...". Así definía Laporta la primera escuela de formación de jugadores del FC Barcelona en Argentina, en uno de los principales países productores de futbolistas y donde el club azulgrana fichó a Messi.

Convenio de captación

Con la idea de mezclar talento y metodología, el Barça y el Cefar (Centro de Entrenamiento para Futbolistas de Alto Rendimiento) firmaron un convenio de captación de cracks mediante la figura legal del club Atlético de Luján.

La escuela argentina, también llamada Masía, como su homónima catalana, se ubicó en el predio de La Candela que era propiedad de Boca Juniors y que había pasado a manos del Cefar.

El convenio preveía que el club catalán se haría cargo de la formación de los futbolistas de entre 12 y 16 años, tanto en el ámbito deportivo como educativo. En los mejores momentos del proyecto, unos 200 jóvenes acudían a las instalaciones para entrenar. Una cuarentana de ellos vivía en una residencia del complejo deportivo al más puro estilo de la Masía del Barça, cuyo modelo se intentó replicar.